Las técnicas del pitching podrían mejorar nuestra producción audiovisual, enfrentándose a la producción ajena. Se describe como el modo de persuasión a la hora de convencer al comprador para sacarle mayor partido a los proyectos con menos visión comercial mediante el uso de: la oratoria, el marketing y la publicidad, a la hora de realizar el pitch. Todo ello con un objetivo clave: convencer al consumidor(productores) de que compre nuestro producto (idea)

Actualmente España sufre una gran crisis de ideas a la hora de producir contenido audiovisual propio. Cada vez cuesta más innovar en el sector, desembocando todo esto en una auténtica pérdida de la capacidad creativa.

Cada día se importan más series de fuera, en su mayoría, de origen norteamericano. La teoría del “just do it” funciona muy bien para los americanos. El “just do it” es el término utilizado en EEUU en referencia a su método de actuar a la hora de producir proyectos audiovisuales. Si tienen una idea arriesgan y la ponen en práctica, sin presentar ninguna complicación.

¿ Pero, podría permitirse España imitar este método norteamericano? Todos los que nos dedicamos a este sector sabemos que en España a cualquier persona que se presente delante de un productor audiovisual exponiendo una “idea” para una serie de tv o para una película, no se le toma en serio. Sin embargo, en EEUU todos los días se reciben a cientos de personas con ideas “brillantes” o “malas” que son bienvenidas por los productores.

Este método ahorra mucho tiempo y dinero a muchos guionistas y productores, ya que si una idea ya no es aceptada, desde un principio, no se tiene que perder “tiempo” en escribirla y desarrollar todos los pasos que esto conlleva.

Los factores que impiden a España adaptarse al pitching, desembocan en la falta de profesionalidad, al reducido tamaño del sector audiovisual español y a la falta de una mejor especialización y división del trabajo.

Estos son aspectos inapropiados para llevar a cabo unas técnicas tan innovadoras y prácticas como es el pitching, que requiere un mercado más abierto a la creatividad y al riesgo para lograr el éxito deseado.

En conclusión, España no está preparada todavía para enfrentarse a pérdidas arriesgadas en un sector que, aunque se mantiene, no puede permitirse grandes cambios, ya que de momento, esto es lo que funciona.

El guión y la biblia son el origen, pero ¿qué son sin un buen pitch? Y si no se invierte en esto, ¿en qué se va a invertir, en decorado, sillas de oficina...?

Sigue la página Series
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!