Ya tenemos los ganadores de los Globos de Oro de 2016, correspondiente al Cine de 2015, que todavía no nos ha llegado a las salas españolas pero que puede verse, claro está, en Estados Unidos, la tierra que los otorga. Estos ya son premios importantes. No es que los de los gremios de actores, productores o directores no lo sean, también cuentan, pero solo como guía para la industria. Para el público, que no está pendiente de todos los galardones que se otorgan, los Globos de Oro y los Oscar son los que de verdad tienen repercusión.

Y los Globos de Oro dijeron que las mejores películas correspondían a El renacido en la categoría de drama y Marte en la de comedia.

Que el mejor director era Alejandro González Iñárritu por la primera y que Leonardo DiCaprio era el mejor actor dramático por la misma película. Que la mejor actriz dramática era Brie Larson por La habitación y que Jennifer Lawrence merecía ser nombrada mejor intérprete en comedia o musical por Joy. Además, que Kate Winslet por Steve Jobs y Sylvester Stallone por Creed. La leyenda de Rocky Balboa fueran los mejores actores secundarios, estos sin distinción de géneros.

Las nominaciones a los Oscar se conocerán el próximo jueves 14, por lo que, aparentemente, los resultados de los Globos de Oro no influirían, ya que las votaciones están cerradas para dar tiempo a la contabilidad de la decisión de los más de 6.000 miembros de la Academia.

Pero, con independencia de las sorpresas que siempre dan para no hacer aburrido el viaje, podemos realizar un trazado más o menos certero con respecto a lo que ocurrirá en los próximos Oscar, ya que sabemos que los académicos no siempre coinciden con los dictámenes de los críticos, porque éstos se decantan en ocasiones por trabajos demasiado comprometidos para lo que requiere una Academia de la que que el mundo está pendiente.

Entonces, si Birdman y su director, el mexicano Alejandro González Iñárritu, ganaron el año pasado cuando todas las quinielas apuntaban hacia Boyhood, este año, a falta de otra favorita, El renacido puede ser la vencedora, pero Alejandro no subirá a por una segunda estatuilla. En su lugar probablemente lo haga Ridley Scott, cuyo film Marte no ganará, pero se le compensará por ello, y de paso por todas las joyas que nos ha regalado durante décadas, Alien o Thelma y Louise incluidas, y su premio se convertiría en ese Oscar honorífico que ya no le haría falta recibir.

Así las cosas, puede que por fin sea este el año en que Leonardo DiCaprio gane su estatuilla. Tiene mucha competencia, pero ninguna de mayor peso que la suya, y de este modo la Academia le daría el premio que tanto merece, el mismo que sus fans llevan tantas películas esperando, y a Iñárritu lo resarcirían, una vez más, por no haberle dado a Birdman ningún Oscar de interpretación, habiendo tenido a Michael Keaton, Emma Stone y Edward Norton entre los candidatos.

Y lo que está claro es que aquella ceremonia en la que gane Leonardo DiCaprio será la más recordada de la historia reciente de los premios. Y ellos también lo saben. Hasta ese punto llegan Leo y su estrella en el firmamento de Hollywood.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!