El equipo de <<Codex... más allá del misterio>> se desplazó a la montaña de Montserrat siguiendo el rastro que en 1940 dejó el comandante en jefe de las SS, Heinrich Himmler, junto a una comitiva de 25 soldados de su guardia. En los textos románticos escritos por poetas germanos del siglo XII creyeron interpretar que el cáliz sagrado, la copa con la que Jesús ofició la Última Cena y que después sería utilizada por José de Arimatea para recoger su sangre tras ser crucificado –aspecto no recogido en la Biblia–, se escondería en el Mont-Salvat, para algunos una derivación del último bastión cátaro, Montsegur, y para otros, el monte serrado o Montserrat, cerro ubicado en la provincia de Barcelona.

Casi de forma sobrevenida el equipo realizó una entrevista al padre Hilari –Monge del monasterio–, quien después de una reveladora charla confirmó que la preciada pieza jamás había estado en el complejo religioso, pero dejó escapar un atisbo de duda al comentar de forma, tal vez, irónica que <<quizá sí>>.

El padre explica que a Himmler no le interesaba de ningún modo el templo religioso y que sólo quería conocer el paradero del tesoro que había venido a buscar, por considerar que haría ganar la guerra al movimiento nazi.

De este modo, solicitó al padre Ripol –Anfitrión de la visita y que hizo de guía por sus conocimientos de alemán, al haber estado exiliado en Alemania durante la Guerra Civil Española– que le condujera a algunas de las grutas secretas que cosen la montaña –Solicitud que tampoco tuvo éxito para el oficial teutón– o alguna de las zonas agrestes de la misma montaña.

Por otro lado, llama poderosamente la atención la representación de una figura grabada de Lilith, primera esposa de Adán, y en algún texto, también mujer del diablo Asmodeo.

Y, por tanto, cabe recordar que la figura de Asmodeo custodia la entrada de la iglesia de Maria Magdalena en Rennes Le Chateau – Pueblo ubicado en la Occitania, el sur de Francia–; enclave donde su antiguo párroco, Berenguer Saunier, habría hallado los famosos documentos dentro de una columna visigótica que esconderían el secreto del Santo Grial.

Búscanos y escucha la aventura íntegra del Codex… más allá del Misterio.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!