El día 6 de este mes de enero, un día antes de que se cumpla un año del sangriento atentado que conmovió a Francia y al mundo, la revista satírica francesa “Charlie Hebdo” sacará un número conmemorando aquellos nefastos días y para homenajear a su director de entonces, Charb, asesinado por los yihadistas que asaltaron la redacción, y a los otros tres dibujantes también caídos por las balas asesinas.

Se incluirán dibujos de los cuatro dibujantes desaparecidos en un cuaderno que irá conjuntamente con la revista, pero también de los dibujantes actuales y muchos mensajes de apoyo de personalidades de todo tipo.

Como recordarán, murieron 12 personas aquella terrible mañana, los detalles de la cual el planeta conoce de memoria y cómo, en una operación de película, tres días después fueron localizados y muertos sus asesinos. Unos días después, una multitudinaria manifestación en Paris apoyó a la revista y a sus víctimas, con la asistencia de políticos de medio mundo.

El número publicado incluirá el doble de páginas de lo habitual (32 en vez de 16), pero que se venderá en los quioscos con el precio habitual, 3 €. Éric Portheault, director financiero de la revista, ha confirmado lo dicho antes aquí y que una parte del millón de ejemplares se venderá en el extranjero, donde han recibido muchísimas solicitudes de tener el suyo.

La tirada actual de la revista es de 100.000 ejemplares en sus espaciadas apariciones, más del triple de lo que vendía antes de los atentados. Una semana después del 7 de enero, los supervivientes sacaron un número especial e imprimieron una cifra mayor que la que se verá este mes: 7 millones y medio.

Todo esto revitalizó a “Charlie Hebdo”, aunque se jugó su prestigio hace unos meses al satirizar a su manera la tragedia de los refugiados sirios en Occidente, mostrando que el pequeño Aylan, ahogado en una playa, sólo hubiera encontrado beneficio en el presuntamente abierto Occidente con comer a mitad de precio en un McDonald’s, algo que no fue bien interpretado por la gente y levantó muchas críticas.

Incluso hubo un prestigioso premio de EE.UU. que provocó polémica al haber escritores de ese país que se escandalizaron por que “Charlie Hebdo” lo recibiera, alegando que la revista no lo merece por ser “islamófoba”, “xenófoba” e incluso “sexista”. Lo más insólito es que las portadas de la misma, las más polémicas, fueron censuradas en EE.UU. (pixeladas) para no herir sensibilidades religiosas.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!