En estas fechas todos andan nerviosos por el inminente estreno del séptimo capítulo de Star Wars. Pero hay un reducto de la comunidad cinéfila que tiene sus miras puestas en enero, cuando se estrena la nueva cinta de Quentin Tarantino, The Hateful Eight.

Pese a que medio Hollywood sueña con una llamada del director de Kill Bill, Quentin ha decidido contar para este film con un casting lleno de “ese me suena”. Y es que en el cartel de Los Odiosos Ocho (otro título más en la larga y triste lista de traducciones horrorosas) aparecen los nombres de varios actores que tuvieron su momento y ahora luchan por no precipitarse definitivamente en el olvido.

Aparecerán actores que incluso han caído en la serie B, como Michael Madsen o Kurt Russell junto con otros que tuvieron su momento y sobreviven gracias al Cine independiente o series de televisión como Jennifer Jason Leigh o Tim Roth. Y por supuesto, Samuel L. Jackson viene de serie si hablamos de un film de Tarantino.

Lo cierto es que al creador de Pulp Fiction le importa bien poco quién sea la estrella del momento y es por eso que para sus películas ha convocado a intérpretes que no pasaban su mejor etapa precisamente si cumplían con el perfil que requería el personaje. Los propios Madsen, Russell o Roth han tenido segundas y terceras oportunidades de la mano de Quentin. Otros como David Carradine (Kill Bill Vol.2), John Travolta (Pulp Fiction), Pam Grier (Jackie Brown), Daryl Hannah (Kill Bill Vol.

1), Robert Forster (Jackie Brown) o Don Johnson (Django Desencadenado) también experimentaron la resurrección que Tarantino ofrece periódicamente.

Sin embargo, esta inclinación a resucitar actores tampoco le ha impedido contar con estrellas consagradas si así lo requería el papel, como Brad Pitt en Malditos Bastardos o Jamie Foxx y Leonardo DiCaprio en Django Desencadenado.

Incluso ayudó a convertir en pesos pesados a nombres como Christoph Waltz o Michael Fassbender.

En cualquier caso, si miramos las actuaciones que Tarantino logra sacar de sus intérpretes, junto con las nominaciones que han acarreado, podemos asegurar que el realizador norteamericano es uno de los mejores directores de actores que existen.

El reparto de The Hateful Eight lo completarán actores secundarios (incluso terciarios), un tipo de intérprete al que Quentin también suele dar la oportunidad de lucir con un poco más de chicha en su personaje y líneas en su diálogo. Demian Bichir, Bruce Dern y Walton Goggins (estos dos últimos ya aparecieron en Django Desencadenado) formarán parte de los afortunados a los que podremos odiar el próximo enero.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!