“Langosta” (The Lobster) la última obra del siempre original, arriesgado y transcendental director griego Yorgos Lanthimos sobre la vida en pareja y la soltería , en su primera incursión rodando en inglés con actores de Hollywood. Una de las pelis del año, premio del Jurado en el último festival de Cannes que siempre es una muy buena referencia.

Es una historia de amor no convencional, perversa e inquietantemente divertida que mezcla drama y comedia en un mundo imaginario donde todo el mundo vive en pareja. Los solteros son arrestados y enviados a un lugar donde tienen que encontrar pareja en un plazo de 45 días, en la ciudad sólo viven parejas y los solteros se refugian en el bosque como si fuera proscritos.

Es un tema de actualidad en cualquier momento. El tema central es la soledad, el temor a morir solo, a vivir solo, y también al temor a vivir con alguien. Es un retrato que asusta.

Lanthimos escribe el guion mano a mano con su colaborador habitual Efthymis Filoppou con quien escribió el guion de sus 2 anteriores, controvertidas e interesantes películas. Siempre tienen algo que decir de manera innovadora y sorprendente, sus películas siempre te hacen pensar, y lo consigue mezclando amor, comedia, drama y violencia. Vuelven a la carga, a atacar y sacudir al ser humano, sus conciencias y formas de pensar y actuar.

Según explica el director: “La idea para esta película nació de la observación de cómo las personas sienten la continua necesidad de tener relación amorosa; de la forma en que la gente ve a quienes están solteros; del fracaso que supone el no conseguir estar con nadie; de las cosas que las personas están dispuestas a hacer para estar con alguien; del miedo; y de todas las cosas que nos suceden cuando intentamos encontrar pareja”.

Consiguen reflejar su idea inicial plena y magistralmente. Invita a reflexionar y habla en definitiva sobre el amor, sobre lo que significa el amor para las personas hoy día, y sobre que relación guarda con el hecho de estar acompañado y la soledad.

Es, en toda regla, una oda al egoísmo en formato de negra sátira. Lanthimos no esconde que, en el fondo, egoísmo es lo que necesitamos para sobrevivir en una sociedad hipócrita, que además se retroalimenta de ese sentimiento.

Critica al egoísmo. Arremete contra el enamoramiento identificándolo con la convivencia, y prostituyendo su significado más ideal. Enamorarse es aquí igual a sobrevivir cueste lo que cueste. Encierta manera en esta peli se nos transmite que enamorarse implica aparentar, ser quien uno no es; lo que sea necesario para agradar a tu posible compañero, para ser aceptado y estar tranquilo.

Es muy bonito cuando desde niños nos educan para el amor. Aquellos cuentos de hadas donde la princesa conoce al hombre de su vida o esos dramas románticos, típicos de Hollywood, en donde una pareja se ama perdidamente y parece que ni el fin del mundo puede separarles. La búsqueda del amor no es más que una tontería debió pensar Yorgos Lanthimos. ¿Acaso es un delito querer vivir tu propia vida sin tener que compartirla con nadie? Ser soltero conlleva vivir con las restricciones impuestas por la sociedad. Pero tampoco carga contra el amor en sí de forma deliberada, contra el amor verdadero, porque también lo muestra en la película. Me imagino que el director tiene su propia idea al respecto que no será ni blanco ni negro, simplemente le gusta remover nuestras conciencias

Véanla, disfruten y reflexionen.

Películas navideñas románticas

Batman v Superman

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!