Celebrar la navidad es una tradición en todo el mundo. El 25 de diciembre es el inicio de la Navidad y ésta se celebra por el aniversario del nacimiento de Jesús, aunque muchos no están de acuerdo con esta fecha específica. El hecho es que desde el siglo cuarto en roma se decretó la celebración de la navidad para esta época. Para esta fecha abundan los regalos, la unión familiar, los reencuentros y debería prevalecer la alegría. Pero lo cierto es, que estas navidades 2015 para algunos países no están tan llenas de alegría.

Hassanal Bolkiah el sultán de Brunei con aplicación de la ley islámica ha prohibido la celebración de la navidad y la exposición de todo lo relacionado a ella como velas, luces, árboles de navidad y ha permitido que solo el 9% de cristianos puedan celebrarla, si solo lo hacen en privado.

En Somaliala mayoría de la población son musulmanes y ha sido prohibida las celebraciones navideñas. Apenas 1% de los habitantes de Somalia son cristianos y no están de acuerdo con las leyes musulmanas. El Jeque Gurhan ha advertido que cualquier celebración de este tipo pueden poner en peligro a Somalia y alerto sobre posibles ataques de Al Shabab.

Siria para este año no tiene mucho que celebrar. Los ataques del estado islámico están a la orden del día. Los cristianos en Siria viven con miedo ya que tienen que enfrentarse todos los días con la invasión del estado islámico. En Alepo y en la zona de Al-Qamishli los cristianos viven con angustia, el radicalismo del estado islámico se ha apropiado de la mayoría de la zona y han matado y secuestrado a varios cristianos.

La vida en Gaza, Palestina no ha sido fácil sobre todo para los cristianos que son un poco más del 1 % de la población Palestina. El desempleo y la crisis económica se incrementa cada vez y la mayoría de los jóvenes se han ido a otros países en busca de oportunidades, separándolos de sus familiares y orígenes.

Este año para navidad muchas familias estarán tristes y muchos padres no se reunirán con sus hijos.

En Venezuela el desabastecimiento de comidas y medicinas se ha incrementado de manera alarmante. La hallaca es el plato navideño del venezolano. Y para estas fechas pocas familias podrán disfrutar de la hallaca y el pan de jamón en su mesa.

Los abastos y supermercados apenas pueden conseguir los ingredientes para colocar en venta estos alimentos y el precio es bastante alto y por lo tanto difícil de adquirir para un venezolano. Los presos políticos en este país ya alcanzan un numero de 75 y la crisis económica y social del país sigue estando vigente. Varios años de carencia y guerras políticas han dejado al país con poco deseo de celebración para esta navidad.

Sigue la página Historias
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!