La última propuesta de Marvel para la televisiónno es la típica serie de superhéroes. Su protagonista tiene mal carácter, bebe demasiadoy es detective privada. Quiere hacer el bien, pero jamás rescataría un gatito subido a un árbol. Tiene poderes, pero en la vida la veríais en mallas. Es una serie dura, oscura y realista. Es Jessica Jones, y es la respuesta de Marvel a aquellos que critican la falta de seriedad de sus películas.

Fruto de la colaboración entre Marvel y Netflix (que ya nos brindó la excepcional Daredevileste mismo año) Jessica Jones continúa explorando los rincones más oscuros del universo Marvel.

Aquí, nos encontramos la historia de una mujer fuerte y con carácter que, tras liberarse de lasgarras de un individuocapaz de controlar las mentes, abandona su intención de convertirse en justiciera para llevar una vida normal. La serie se centra en los dilemas de la protagonista, que tiene que lidiar con la culpa de aquello que hizo bajo el control del villanomientraseste amenaza con regresar.

Frente al tono de las películas del estudio, más familiar y humorístico, o al de las Series de la cadena ABC (como Marvel’s Agents of Shield, que juega en el terreno del espionaje), aquí se nos presenta un enfoque mucho más realista y adulto, más cercano al de una novela negra que al de una serie de superhéroes al uso. La fotografía, la escenografía y la música nos dan en todo momento una gran sensación de realismo, incluso en escenas completamente increíbles.

Pero sobre todo, la serie es realista por los temas que trata. Cuestiones como el abuso, la violación, el maltrato, la drogadicción o los debates éticos tienen cabida en una serie que, a pesar de tratar de personajes sobrehumanos, es tremendamente humana. El que llegue buscando grandes escenas de acción y un derroche de efectos especiales probablemente termine defraudado.

Aquel que espere continuasreferencias y guiños a otros héroes de Marvel, también. Porque Jessica Jones es, primero y ante todo, una serie de personajes. Necesariamente, está plagada de peleas y escenas violentas, pero siempre al servicio de la historia, que también ofrece momentos mucho más tranquilos e intimistas.

Mención aparte merece el reparto.

La Jessica Jones que presenta la serie parece un papel hecho a medida para Krysten Ritter (que muchos conocerán por su papel en la inmortal Breaking Bad), que está perfecta como heroína resabiada y que, esperemos, haya demostrado de forma definitiva a Marvel que una protagonista femenina funciona perfectamente (puesto que esta es su primera producción protagonizada de forma absoluta por una mujer). Mike Colter en el papel de Luke Cage hace a los aficionados esperar con ansia su propia serie (que Netflix ya preparapara 2016), y David Tennant construye a un villano terrorífico y carismático, que es, para muchos, lo mejor de la función.

Jessica Jones es, por lo tanto, una serie que no es para todos, pero que tampoco lo pretende. Con una trama mucho más personal y cercana de lo que encontraríamos en otras producciones de Marvel, se apela ya no solo al que es fan de las películas, sino a también al tipo de consumidor que prefiere un producto más profundo y reflexivo.

Quien busque, en definitiva, un gran espectáculo visual, tendrá que esperar a la siguiente entrega del Capitán América o a Batman Vs Supermanen verano, pero a quien espere una buena historia con unos personajes interesantes y una factura técnica impecable no le hace faltabuscar más.

Sigue la página Series
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!