El concepto de la muerte se ha empleado a lo largo de los años en las manifestaciones artísticas a modo de recurso estético para representar la magnitud de los sentimientos que se manifiestan asociados al fin de la vida humana. Con la aparición de las obras cinematográficas, este recurso se vio explotado a lo largo del siglo XX, acontecimiento el cual podemos observar en los largometrajes Un tranvía llamado deseo y Un perro andaluz.

En ambas obras se representa el mismo tema pero desde un punto de vista completamente opuesto.

En Un tranvía llamado deseo, la mujer siente nostalgia a causa de la pérdida de su marido así como un malestar generalizado y provocado por el sentimiento negativo que crea la muerte ajena sobre ella; éste lo apreciamos en todo momento, de tal manera que las situaciones y las conversaciones que mantiene la protagonista están marcadas por esa melancolía hasta el punto de volverse loca y delirar por haber perdido al amor de su vida y no ser capaz de asumir el pasado, lo cual le lleva en numerosas ocasiones a recordar y, por ende, al desvarío emocional.

Sin embargo, en Un perro andaluz, teniendo en cuenta el carácter surrealista que invade el largometraje, se presenta la cuestión de la muerte desde un punto de vista positivo y de forma menos marcada. Así pues, tras la muerte de una mujer al ser atropellada por un automóvil, el personaje masculino siente una gran excitación sexual provocada por la situación, lo cual hace que intente propasarse con la mujer que se encuentra en la habitación.

En definitiva: en Un tranvía llamado deseo se presenta una estructura circular que gira en todo momento en torno a la muerte y al sentimiento negativo que genera, mientras que en Un perro andaluz la estructura no se centra únicamente en este recurso estético y se presenta de manera positiva, exaltando la fogosidad que causa el atropello de la mujer, de tal manera que en ambas obras se aprecia una contraposición en cuanto a la perspectiva y a la sutileza con la que se ha tratado el recurso estético de la muerte.

Sigue la página Arte
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!