El grupo americano Eagles of Death Metal ha regresado a Le Bataclan, la sala en la que actuaban cuando se produjo el ataque yihadista del pasado 13 de octubre. Los californianos han querido honrar a las 89 personas que perdieron la vida a mano de los terroristas de Isis, y han leído las cartas y mensajes depositados a la puerta de la sala de Conciertos. El vocalista de Eagles of Death Metal, Jesse Hughes, no ha podido ocultar su emoción, llorando al ver todas las muestras de afecto depositadas en el lugar de la masacre. Entre las víctimas del atentado se encontraba uno de los trabajadores de la banda: Nick Alexander, de 36 años de edad, que falleció a causa de los disparos recibidos.

La noche anterior el grupo actuó de nuevo en París, junto al grupo U2. Bono, líder de la banda irlandesa, les dio paso en calidad invitados especiales por medio de un caluroso recibimiento: “os presento a unas personas cuyas vidas siempre estarán ligadas a la ciudad de París. Son nuestros hermanos, nuestros colegas artistas. Les arrebataron el escenario, así que esta noche les ofrecemos el nuestro”.

Jesse Hughes, vestido con un esmoquin blanco, apareció en el escenario acompañado de los cuatro miembros que tocaban en Bataclan cuando irrumpieron los terroristas. Los cinco músicos se unieron a U2 para cantar ‘People have the power’, de Patti Smith, que la propia artista había interpretado esa misma noche. Después los californianos entonaron un tema de su repertorio, ‘I love you all the same’.

Vídeos destacados del día

 “¡Gracias París, os queremos! Y gracias a U2 por ofrecernos esta oportunidad”, clamó Jesse Hughes ante las 16.000 personas presentes en el AccorHotels Arena de la capital. La banda americana tiene intención de retomar en febrero su gira europea, la cual decidieron interrumpir tras los atentados yihadistas. El grupo también ha expresado su intención de ser los primeros en actuar en Bataclan, una vez la sala vuelva a abrir sus puertas. Los dueños de Bataclan prevén esa reapertura para finales de 2016.