Foto de @BretonDeParis.

El último concierto ofrecido por U2 en el AccorHotels Arena tuvo un final significativo, la presentación sorpresa de los estadounidenses Eagles of Death Metal, grupo que se encontraba en el escenario cuando los tres terroristas yihadistas tomaron la vida de 90 personas en el teatro Le Bataclan de París el pasado 13 de noviembre.

 

Al igual que muchos artistas internacionales, la banda irlandesa U2 postergó las fechas de su gira en Francia (programadas para el 14 y 15 de noviembre) debido a los ataques terroristas. La reprogramación de los directos se establecieron para el domingo 6 y lunes 7 de diciembre, siendo el domingo invitado el cantante Patti Smith, quién cantó junto a los irlandeses su tema “People Have The Power”, en un intento de despistar los rumores sobre la aparición de los Eagles of Death Metal en los directos de U2.

Fue más bien este lunes, y llegando al final del evento, donde Bono invitó a los infortunados testigos del ataque yihadista al escenario para versionar el mimo tema de Smith de la noche anterior para homenajear a las víctimas de los atentados.

También hubo tiempo para “I Love You All The Time" de los propios Eagle of Death Metal. "A ellos les robaron el escenario y ahora nos gustaría ofrecerles el nuestro", señaló el líder de U2 antes de darle la batuta del concierto a Jesse Hughes, vocalista de EODM, quien se presentó vestido de blanco de pies a cabeza para la ocasión. Al terminar el concierto, Hughes agradeció las muestras de cariño que el público francés viene reflejando en las redes sociales junto al ingeniero de sonido de la banda, quien también estuvo a punto de ser alcanzado por los proyectiles el día de la matanza.

Vídeos destacados del día

 

 

U2 ha intentado mantenerse siempre al lado de Eagles of Death Metal desde el día de los tiroteos, y especialmente después de que su vocalista Jesse Hughes hiciera público sus deseos de volver a París y tocar en la reapertura de Le Bataclan en la primera entrevista que concedieron los americanos después de ese fatídico 13N.