El documental “La granja del Pas” es una obra intensa que muestra el drama que viven muchos ciudadanos afectados por los Desahucios en un país donde las cifras del paro siguen siendo escandalosamente elevadas.

La actriz Silvia Munt dirige este largometraje que ha recibido el primer premio en la Sección Tiempo de Historia de la SEMINCI de Valladolid donde entraban a concurso diez películas procedentes de varios países.

Munt explica que, aunque su película es “humilde”, se trata de una obra “que llega al corazón, a las tripas y al estómago. Cuando pasan estas cosas el público lo agradece y el jurado, sobre todo también, ha querido reconocerlo”.

“La granja del Pas” es un retrato del nacimiento y evolución de la Plataforma Antidesahucios de Sabadell, así como de los sentimientos profundos que atraviesan las personas afectadas que se quedan sin su hogar.

Entre ellos, el sentimiento de culpa que va evolucionando hasta que entienden y comprueban “que no son culpables de nada”, explica la directora.

Yo estoy muy contenta”, asegura Munt, “porque hemos hecho una película a pesar de muchos y porque de alguna manera es un reconocimiento a toda a esa gente que es la que nos marca un camino a seguir”.

La actriz y directora apunta que el documental trata de reflejar la fraternidad humana que nace de los encuentros y las reuniones de los afectados por los desahucios.

Cuando las personas se reúnen, se protegen, se agrupan, sale algo bonito. Sale lo único que realmente nos puede hacer crecer, que es la fraternidad humana. La única solución contra el nihilismo, contra el escepticismo, contra este poder fáctico del dinero que nos está manchando”, apunta Munt.

Hace dos años que están trabajando con la Plataforma Antidesahucios de Sabadell y “de momento no ha cambiado nada, porque las asambleas siguen teniendo la misma gente o más. Ahora hemos pasado a tener no solamente temas de cuestión hipotecaria sino ya de gente que la sacan del alquiler”, denuncia la directora.

Munt asevera que “nuestra sociedad está bajo mínimos. Hay demasiada gente que está en paro o simplemente que cobra tan poco que también es como si estuviera sin trabajo y en esas circunstancias no se puede vivir”.

En esta dramática situación que sufren los afectados, Munt puntualiza que “se llega a un límite tremendo de enfermedad. Si no existieran estas asociaciones ciudadanas yo no sé qué pasaría, desde luego nada bueno y nada agradable”.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más