Se trata de una comedia dramática de 93 minutos de duración, escrita y dirigida por el director islandés Grimur Hákonarson y protagonizada por Sigurdur Sigurjónsson, Theodor Júlíusson, Charlotte BØving y Jon Benonysson.

El argumento es sencillo, dos hermanos pastores llamados Gummi (Sigurdur Sigurjónsson) y Kiddi (Theodor Júlíusson) son vecinos y comparten los pastos de sus respectivos rebaños de ovejas, pero llevan años sin dirigirse la palabra, hasta que se detecta una enfermedad contagiosa en una de sus ovejas y ambos tendrán que ponerse de acuerdo pues la autoridades quieren liquidar de modo preventivo a los dos rebaños.

La película ha sido la ganadora de la sección “Un Certain Regard” del Festival de Cannes y también de la Espiga de Oro en la Seminci de Valladolid cuyo jurado destacó que “en estos tiempos de desarraigo la película nos recuerda el rol vital de las relaciones humanas y con el entorno”.

Es el segundo largometraje del director Grimur Hákonarson (Islandia 1977), Summerland (2010) fue el primero y posteriormente hizo dos documentales, A Pure Heart y Hvellur. Tenía claro el entorno en el que quería rodar pues lo conocía de sus vacaciones infantiles hasta que fue mayor de edad, era el lugar donde se habían criado sus padres. Además conocía la problemática de las ovejas pues su padre había trabajado en el Ministerio de Agricultura.

Con respecto al enfrentamiento de los protagonistas el director asegura conocer casos similares “los islandeses somos muy cabezotas” dice en entrevista concedida a la revista Fotogramas, lo de menos es el detonante porque al final lo más difícil es dar el paso que rompa con la situación. Cuando le preguntan por uno de sus momentos favoritos a la hora de hacer la película recuerda el del casting de las ovejas, dice que encontraron una granja en Halldorsstadir donde las ovejas eran dóciles y obedientes “se acercaban a nosotros y nos daban un empujón como si quisieran que les rascáramos detrás de las orejas…Trabajar con ellas fue incluso más fácil que trabajar con los actores”.

Como protagonistas escogió a dos actores muy populares en Islandia pero que nunca habían hecho Cine, sino teatro.

La película se aleja del sentimentalismo y sin embargo sigue siendo una pequeña historia muy humana con toques de humor que animan la acción. Los paisajes y el ambiente natural son parte de los puntos fuertes de la película y para remarcarlos más se ha rodado con imagen panorámica en cinemascope.

A partir de este viernes 13 de noviembre Rams, el Valle de los Carneros, que en cierto modo puede considerarse un western con ovejas, estará en nuestras carteleras.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!