Tras la masacre del “viernes negro” en la céntrica sala parisina Bataclan, la banda californiana de rock alternativo, comandada por Jesse Hughes y un ausente Josh Homme, ha decidido cancelar su esperado tour europeo de Conciertos después de la muerte confirmada del responsable de merchandising de la formación, Nick Alexander.

La banda norteaméricana, alter ego musical de Josh Homme (fundador del mítico grupo de stoner rock Kyuss y líder de la irreverente Queens of the Stone Age), actuaba este pasado viernes en París para presentar su nuevo disco “Complexity” tras más de siete años de ausencia. Sin la presencia de su líder, la formación (con Jesse Hughes a la cabeza) ofrecía su repertorio de garage y hard rock a una entusiasta audiencia que abarrotaba la sala de conciertos y discoteca Bataclan cuando, pasadas las 10 de la noche, irrumpieron tres hombres armados disparando indiscriminadamente al público asistente.

Durante la confusión de la masacre, los componentes de la banda y sus roadies consiguieron escapar por una puerta situada en la parte exterior del escenario para salvar sus vidas. Sin embargo, dos días después se confirmaría la trágica noticia de que Nick Alexander, de 36 años, encargado del merchandising del grupo y muy querido en la escena musical al trabajar con bandas como The Black Keys, Sum 41, Panic! at the Disco o Alice in Chains, sería otra víctima más del terror y de la barbarie yihadista. La formación, a través de su perfil de Facebook, comparte un enlace con GoFundMe , página que organiza una campaña de crowfunding para recaudar fondos para el funeral de la víctima.

Al igual que otras megaestrellas del rock como U2, Foo Fighters o Motorhead, la agrupación de Palm Dessert ha decidido suspender su gira europea (entre ellos, los conciertos previstos en Madrid y Barcelona durante el mes de diciembre) ante la magnitud de los acontecimientos que se han desarrollado en París y la imposibilidad real de que se garantice su seguridad en una Europa potencialmente amenazada por el terrorismo islámico.

Además, se da la circunstancia de que Eagles of Death Metal había recibido recientemente amenazas de muerte de grupos extremistas islámicos por actuar en Israel, según comunica uno de los promotores de su gira, Marek Lieberberg.

Con sólo cuatro discos en su haber, la banda de rock californiana se ha hecho un nombre imprescindible en la escena underground musical, alejado de los gustos excesivamente comerciales del mainstream y a la que siguen miles de seguidores de todo el mundo.

Precisamente desde la redes sociales, un grupo de fans británicos de Facebook ha iniciado una campaña para que la banda consiga, a modo de homenaje, el número 1 en las listas inglesas con el single “Save a Prayer”, cover de una canción de Duran Duran, animando a la gente a que descarguen el tema de portales de pago.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!