La carrera por los Premios Goya ha comenzado, y la próxima edición será especial, porque se cumplen 30 años desde que la Academia empezó a entregarlos, desde que aquella joya titulada El viaje a ninguna parte, de Fernando Fernán-Gómez, se alzó con el principal galardón de una noche que, al ser la primera, no quedó demasiado lucida. Pero en tres décadas las cosas han cambiado de manera considerable y la gala del Cine español, denostada por muchos, tiene cada vez menos motivos para ser criticada.

La nueva edición se presenta llena de películas, 65 de ficción, 5 de animación y 63 documentales. 143 en total, 35 más que el año pasado, aunque lo cierto es que todavía no nos han llegado todas a la cartelera.

Algunas lo harán el año que viene, aunque su productora haya decidido que compitan este porque ya están acabadas e incluso hay títulos que han sido vistos en festivales, por ejemplo Vulcania, de José Skaf, con un reparto que incluye a José Sacristán y a Aura Garrido, pero las circunstancias, que a veces son muchas, han retrasado sus estrenos.

Todos podemos imaginar que cintas como Truman, de Cecs Gay, con Ricardo Darín y Javier Cámara, que no competirán, por cierto, en la misma categoría, uno lo hará como actor protagonista y el otro como actor de reparto, o que La novia, de Paula Ortiz, con Inma Cuesta, que podremos ver a partir del 11 de diciembre, arrasarán en candidaturas, pero hay muchos más títulos e intérpretes a tener en cuenta.

Posiblemente dos de las categorías más reñidas serán las de los actores protagonistas. Con la inclusión de Raphael, por Mi gran noche, en ella (como en los Oscar se hizo con Marlon Brando por El Padrino o Anthony Hopkins por El silencio de los corderos), y la más que segura nominación que conseguirá, las pronosticables de Luis Tosar por El desconocido, Antonio de la Torre por Felices 140, Imanol Arias por Anacleto: Agente Secreto, Pedro Casablanc por B o la del propio Ricardo Darín, pueden poner muy interesante esta lucha.

Las actrices también tendrán una competición reñida. Ya se da por hecho que Penélope Cruz por ma ma, Inma Cuesta por La novia o Natalia de Molina por Techo y comida serán firmes aspirantes a dicho Goya, El nombre restante para cerrar el cuarteto es la gran pregunta a resolver el día 14, porque tanto Maribel Verdú por Felices 140, Nora Navas por La adopción o Juana Acosta por Tiempo sin aire pueden entrar perfectamente en la lista de finalistas.

¿Y qué ocurrirá con Mario Casas? ¿Conseguirá, por fin, su primera candidatura? El niño bonito del Cine español y uno de los más taquilleros de la industria, nunca ha sido nominado, ni siquiera por Grupo 7, por la que otros de sus compañeros sí lo lograron. Este año, tanto por Mi gran noche como por Palmeras en la nieve, que se estrenará el 25 de diciembre, puede optar al galardón y convertirse en el mejor actor o actor de reparto de la noche. Ambos, si es que lo votan en las dos categorías. De momento, por la única en la que lo hemos visto, lo merece.

Pero habrá que esperar todavía un poco para dejar de hacer conjeturas y conocer los nombres reales de los nominados. Y otro poco más, hasta el 6 febrero, para descubrir quiénes ganan los Goya de esta edición tan redonda, la 30 ya de los premios de la Academia de nuestro cine.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!