Todas las quinielas apuntan a Benicio del Toro como el nombre a encontrar en las listas de los próximos candidatos a los premios de la temporada, ya sea en Estados Unidos o en España. Aquí porque en el mes de septiembre lo vimos brillar en la estupenda Un día perfecto, de Fernando León de Aranoa, en la que interpretaba a Mambrú, uno de los cooperantes interesados en sacar un cadáver del pozo de la zona de posguerra a la que han ido a ayudar.

Del Toro demostró que se puede destacar en medio de un reparto coral, es decir, en esas películas con muchos personajes en los que, en teoría, ninguno cuenta con más tiempo que el resto en pantalla.

Y sí, se aplaudió también el trabajo de Tim Robbins, pero Benicio ganaba claramente la batalla. Es por eso que aunque la película estuviera rodada en inglés no podemos descartar que los académicos lo voten para que sea uno de los contendientes a mejor actor secundario, con lo que obtendría su segunda nominación: ya ganó un Goya al mejor actor protagonista por Che, el argentino. Primera parte.

Pero es que en Estados Unidos también puede llegar a pelear por el Oscar, en la que sería su tercera candidatura y segunda estatuilla. Por 21 gramos logró ser finalista, años después de conseguir ganarlo por Traffic, de Steven Soderbergh, y en 2016 una nueva carrera puede esperarlo gracias a Sicario, lo último de Dennis Villeneuve, director de Prisioneros.

Su Alejandro contiene lo que necesita un personaje para hacer triunfar a su intérprete, si este posee el talento suficiente para otorgarle la entidad que le exige. Y a Benicio nadie le hace sombra. Su presencia es contundente y ya sea en inglés o en su español natal de Puerto Rico, es un actor superdotado capaz de conquistar la pantalla sin esfuerzo.

En cuanto aparecesabemos que estamos ante alguien grande y que lo que venga a continuación colmará nuestras expectativas. Y no defrauda. Una mirada suya basta para intuir lo extraordinario de su personaje y el guion de Sicario hace el resto para darle a Benicio la oportunidad de lucirse hasta el punto de merecer esa nominación al Oscar a la que tal vez opte.

Y gane o no en alguno de los dos países, en ambos se lo recordará por estas películas.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!