En diciembre de 1976, el rey del reggae, Bob Marley, sufrió en su casa de Hope Road, en Kingston, una inesperada y desagradable visita de siete hombres armados hasta las trancas con la intención de asesinarle. Aún se tiene la sospecha de que la CIA pudo estar detrás de aquello. Casi 40 años después, aquella historia vuelve a ser noticia gracias a la recreación ficticia con la que el también jamaicano Marlon James obtuvo por unanimidad el Premio Booker (el Planeta de Reino Unido) el pasado martes. "A Brief History of Seven Killings" ha superado a las otras 155 novelas, según el presidente del jurado, Michael Wood, por ser “la más emocionante de todas las finalistas y por estar llena de sorpresas”.

La noticia ha caído en Jamaica con gran entusiasmo, teniendo en cuenta que James es el primero del país en ganar este preciado galardón fundado en 1969. El libro, en el que se refiere a Marley como “El cantante”, gira en torno a una trama polifónica envuelta en violencia y política, en la que más de 70 personajes urden una compleja historia llena de sorpresas. Con 44 años y residente en Minneapolis, su autor había publicado con anterioridad otras dos novelas “John Crow's Devil" y "The Book of Night Women”. Durante la entrega del premio, entregado de manos de la duquesa Camilla de Cornualles, y dotado con 67.500 euros, el escritor recordó cómo su ópera prima fue rechazada por más de 70 editores.

Con este éxito, parece que se ha abierto un camino a la esperanza de aquellos que, como él, piden que se ponga el foco en su país y en el Caribe.

Vídeos destacados del día

Él mismo comentó durante la ceremonia que allí hay "algunas voces que están explorando la sociedad contemporánea, qué hay más allá de los políticos y del colonialismo".

Parte de la crítica americana no escatima en elogios hacia este escritor autodefinido como difícil y en deuda con Dickens por sus influencias. Tanto es así que algunos coinciden en que estamos ante una de las tres mejores novelas de la historia de Jamaica. Cuanto menos singular resulta el elogio del New York Times, que ha descrito literalmente su historia como “un remake de Tarantino de ‘The Harder They Come’, pero con una banda sonora de Bob Marley y un guion de Oliver Stone y William Faulkner”.

Cabe destacar que entre el resto de candidatos, el nigeriano Chigozie Obioma, los británicos Sunjeev Sahota, y Tom McCarthy, y las americanas Anne Tyler y Hanya Yanagihara, esta última era la que partía como clara favorita con “A Little life”, una intensa y ambiciosa crónica social sobre la homosexualidad y el abuso. Por segunda vez en escasos días, los pronósticos de los grandes premios literarios han vuelto a sorprender con su fallo, tras el reciente nombramiento de la bielorrusa Svetlana Alexiévich como Premio Nobel de Literatura, pasando por encima de nombres como Haruki Murakami o Joyce Carol Oates,  asiduos en la terma cada año.

La tierra de Marley goza desde esta semana de una figura más de renombre, que se ha erigido de forma repentina en un adalid literario, y que ha conseguido revivir la emblemática figura del músico a través una historia real que en Langley escama recordar.