Si eres nuevo en Madrid y te gustaría conocer uno de sus rincones mágicos, tienes casi la obligación de visitar el templo de Debod. Aunque uno puede optar por ir por libre, es recomendable planificar una visita guiada por un experto que pueda aportarnos información relevante al respecto. Se trata de un bien de interés cultural que es patrimonio histórico de España, y que gracias a su restauración y conservación aún se mantiene en pie a día de hoy. La entrada es gratuita, aunque las visitas guiadas y las actividades didácticas en grupos de más de 10 visitantes deben ser reservadas con anterioridad.

La historia nos revela que el templo fue un regalo de Egipto a España en el año 1967 por su apoyo económico tras el llamamiento internacional de la Unesco con el fin de salvar los templos de Nubia. Asimismo, entregó otros templos al resto de países que también ayudaron en este sentido: el de Dendur a EE.UU, el de Ellesiya a Italia y el de Taffa a los Países Bajos.

Existe una división de opiniones respecto a quien fue el faraón que mandó su construcción. Algunos dicen que fue Ptolomeo IV y otros piensan que fue Adikhalamani con la posterior intervención de Ptolomeo IV.

La instalación del templo en Madrid se desarrolló a través de dos fases fundamentales. La primera se inició en octubre de 1970 y se terminó en el mes de octubre edificando el templo con sus piedras originales y un par de portales, diseñando a su vez los jardines.

El año siguiente, se decidió reconstruir las partes más deterioradas del templo (la fachada y el vestíbulo) para evitar derrumbamientos. Lo cierto es que los constructores hicieron un buen trabajo, y pudieron finalizar la obra en junio. No obstante, tardaría un año hasta ser inaugurado.

El templo permanecerá abierto del 1 de octubre al 31 de marzo, de martes a viernes de 9:45 a 13:45 y de 16:15 a 18:15 horas, y los fines de semana y festivos de 9:30 a 20:00.

Desde el 1 de abril al 30 de septiembre habrá una ligera modificación y las visitas podrán efectuarse de martes a viernes de 10 a 14 horas y de 18 a 20 horas, y fines de semana y festivos permanecerá invariable. El templo cierra los lunes y ciertos días festivos como el 24 y el 31 de diciembre. Se puede acceder al templo con un máximo de 15 minutos antes del cierre y sólo pueden acceder un máximo de 60 personas por motivos de seguridad.

Sigue la página Historias
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!