Después de décadas de silenciodurante las que las guerras en África sólo han llegado a Occidente en forma detitulares inconstantes, llega un auténtico reclamo de denuncia ante la realidad en algunos países del continente. Y, dado que actualmente no hay manifestación artística o cultural que mueva tantas masas como el Cine, qué mejor forma que el séptimo arte para hacer llegar el mensaje.

La película, basada en el libro homónimo de Uzodinma Iweala,producida por Netflix y protagonizada por Idris Elba y Abraham Attah, narra la experiencia de Agu, un niño cuya aldea es destrozada y que es obligado a convertirse en soldado durante la guerra civilde un país de África occidental.

Con la salvedad de unas pocas obras, de las cuales las más conocidas por el públicoseguramente seanDiamante de sangre yCome Back, Africa,Beasts of No Nationverá la luz perteneciendo a un reducido grupo de películas que pone de manifiesto sucesos reales y actuales del África de nuestros días. Además, mientras que las dos obras citadas tratan una temática con matices más económicos,Beast of No Nation desarrolla una realidad de la que todos hemos oído hablar, aunque novedosa en el tratamiento cinematográfico: la utilización de niños soldado en conflictos armados en ciertas partes de África. Todo ello contado desde el propio punto de vista de un niño.

Su estreno está programado para el próximo 16 de octubre, y es este el punto central del siguiente apartado.

Polémica

Cuando se dice que una de las motivaciones de Netflix para comprar los derechos de la película fue la intención de llevarla a los Oscar, no se trata de simple especulación. Pues bien, uno de los requisitos para hacer que una película pueda optar a ser considerada para eventuales nominaciones a los Oscar, es que vea la luz en salas de cine el año anterior al de la edición de la ceremonia en la que pueda competir.

Aquí la polémica viene dada porque Netflix combinó sus planes de estrenar la película de manera online con hacer de ella una participante en la carrera por los premios de la Academia, lo que obliga a la productora a hacerla llegar a los cines también. El estreno tendrá lugar de forma simultánea en ambas plataformas.

No obstante, los planes y formas de Netflix han levantado ampollas entre las distribuidoras, y las cuatro más grande de EEUU (AMC, Regal, Cinemark y Carmike) han decidido boicotear el lanzamiento de la película en cines.

Como consecuencia, los planes para el estreno seguirán su marcha, pero en la parte concerniente a la gran pantalla, serán, en su mayoría, salas de cine independientes las quelo acojan.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!