Se titula Sanjay´s Super Team, es decir, El gran súper equipo de Sanjay, y es el próximo cortometraje que veremos de Disney-Pixar, precediendo a la película que estrene, que en este caso será el Disney de las navidades:El viaje de Arlo.

Hace tiempo los cines programabanCortometrajes antes de las proyecciones de las películas, algo que muchos lectores ni siquiera recordarán, peroDisney ha mantenido esa costumbre, por suerte, aunque el último que vimos, Lava, una historia de amor entre volcanes con envoltorio musical, dejó a la mayoría de sus espectadores no solo decepcionados sino directamente cabreados.

Menos mal que después se proyectaba Del revés, y regresaba la sonrisa.

A partir del 27 de noviembre, día de su estreno, Arlo trae a Sanjay como telonero, un niño indoamericano fascinado por los cómics y los superhéroes al que su padre intentará inculcar los valores de la cultura a la que pertenece, con todo el tradicionalismo que ésta lleve consigo.

Hasta que lo veamos no sabremos si ha conseguido recuperar el nivel que alcanzaron otros cortos de la factoría, ni qué cantidad de tradicionalismo y de cultura popular encontraremos en él, pero llama la atención, al leer su argumento, el negacionismo en el que Hollywood insistesobre el género que más dinero le está dando en los últimos años.

Y es que, recordemos que Birdman se hizo el pasado mes de febrero con el Oscar a la mejor película, merecidísimo premio, por cierto, pero su director y guionista, Alejandro González Iñárritu, centró la historia de la cinta en un actor que huía de su fama de superhéroe e intentaba labrarse una "carrera seria" en el teatro.

La gala en la que se la premió la película del mexicano también contuvo chistes que se criticaron porque se posicionaban del lado que prefiere no aplaudir al género, cuando, y hay que insistir en eso, es el que mejor mantiene actualmente la industriacinematográficanorteamericana.

Y toparse ahora con un corto que, al menos en su argumento, da lugar a que su protagonista tenga que prescindir de él, se antoja desconcertante.

Porque si Hollywood de verdad quisiera dedicarse a contar otras cosas, puede hacerlo, tiene prestigio para sustituir unas producciones por otras, y sin necesidad de abandonar los efectos especiales que tantas alegrías le da a la industria, pero si no pretende darles de lado porque la taquilla las sigue apoyando, lo mínimo que debería hacer era estar orgulloso de ofrecerle al público aquello que tanto le gusta.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!