¿Por qué la oscarizada actriz Helen Mirren se identifica con un vino blanco de la Borgoña? Por su poderío, carácter, elegancia y porque a medida que pasa el tiempo va adquiriendo más complejidad en su interpretación.

La actriz inglesa Emma Thompson puede ser un vino de la D.O Rueda. Las razones: su carácter, elegancia y su capacidad de sorprender. “Porque sus personajes son siempre creíbles y siempre está comedida”, puntualiza la periodista Pilar Molestina en el desarrollo del espacio “Cine y vino: vidas paralelas” de la SEMINCI.

En el espacio de cine ha destacado la interpretación de Thompson porque es capaz de meterse con igual solvencia en personajes clásicos, como es el caso de “Sentido y sensibilidad”, o en papeles como la escritora Mary Poppins P.L Travers en “Al encuentro de Mr Banks”.

Para Molestina no hay dudas sobre la personalidad vinícola de Sean Pean, a quien identifica con un Ribera del Duero, y tampoco en cuestionar las virtudes interpretativas y el futuro de la actriz Kristen Stewart, ensalzada por el público más joven gracias a la saga de “Crepúsculo”.

“Es de consumo rápido”, apunta Molestina, “como un bag-in-box”. Este es un formato de consumo de vino más económico que la tradicional botella de vidrio y que se está popularizando para el consumo familiar del día a día.

De la actriz Candela Peña se pone sobre la mesa su “personalidad excesiva” y el periodista Alberto Luchini la compara con un vino “de sopa de roble”. Es decir, como el cuestionado vino joven que se elabora con la introducción de chips de madera de roble en el proceso de fermentación del mosto.

Luchini destaca el trabajo de Ben Affleck como director de películas como “Adiós, pequeña, adiós” “The town” y la oscarizada “Argo”, pero no tanto como actor. De hecho, la trayectoria de Affleck la equipara a la de Clint Eastwood y esta misma visión la comparte el actor español Antonio Zabalburu, conocido por su papel de médico en la serie televisiva Hospital Central.

En el desarrollo de Cine & Vino el sumiller Charlie Arturaola señala que la actriz Meryl Streep es como un vino Opus One de Napa Valley, en California.

Pilar Molestina apunta que el cine y el vino tienen en común “su intención o afán de perdurar”, así como su deseo de “generar emociones”. “Dejar una pequeña huella o una ligera emoción”, añade la periodista.

El ciclo Cine & Vino da lugar no sólo a la exhibición de películas, sino también a la cata de vinos de cuatro denominaciones de origen de Castilla y León, como Ribera del Duero, Rueda, Cigales y Toro. En total, son 100 marcas de vino las que están presentes en este ciclo especial de la SEMINCI en el que también tienen cabida catas de vinos internacionales, como el afamado Catena Zapata de la región de Mendoza, en Argentina, elaborado a 1.600 metros de altitud.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!