Jessica Chastain es la actriz del momento, no solo porque su prestigio se lo permita sino porque el pasado día 16 estrenó en España dos películas muy distintas, muy grandes en cuanto a producción y repercusión, muy taquilleras, ya que ambas ocupan los puestos más altos del Boxoffice, según Rentrak Spain. La mejor situada de las dos es Marte (The martian), el retorno de Ridley Scott al Cine con el que volver a sacar nota, la segunda es La cumbre escarlata, el cuento de amor en clave gótica que firma Guillermo del Toro.

En Marte, Jessica no aparece demasiado, pero cuando un actor alcanza el nivel de estrella, aunque se trate de un cameo, su participación es bienvenida.

Calculémosle a la actriz media hora de intervención en la cinta, pero Scott le reserva el momento clave, por lo que su papel secundario sabe a mucho más.

En La cumbre escarlata también es secundaria, pero gracias a la historia que cuenta la cinta, ésta le permite estar más tiempo en pantalla. Porque en definitiva son tres los personajes alrededor de los que Guillermo del Toro construye su nuevo trabajo, y Jessica forma parte del trío.

Después de haberla visto hablando alemán en la versión original de La deuda, dando caza a Bin Laden en La noche más oscura o en la piel de La señorita Julia, tres papeles intensos que ponen a prueba a cualquier intérprete y que ella superó con una facilidad desbordante, no queda más remedio que rendirse a la evidencia: es única y será un ejemplo para futuras generaciones.

También hemos comprobado, gracias a Interstellar o Mamá, que más allá de que sus películas gusten o no, ella destaca porque ha nacido para eso.

Es un camaleón que encaja en todo tipo de cine. Si tiene que correr, corre, si ha de luchar, lucha, y si solo tiene que mirar, con los ojos traspasa. Se me ocurren muy pocas actrices capaces de llegar a su nivel.

Me pregunto qué habría sido del último plano de La noche más oscura si no lo hubiese protaginozado Jessica.

Por eso no es de extrañar que los mejores directores la quieran, que haya acudido a la llamada de Chistopher Nolan, Ridley Scott y Guillermo del Toroen el corto espacio de un par de años. Y, casualidades de la distribución, en un mismo fin de semana estrena dos de las tres películas.

Lo malo es que ahora, hasta que se estrenen las tres que todavía no ha terminado, estaremos un tiempo sin verla, esperándola de nuevo.

Sigue la página Televisión
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!