Muchos han sido los artistas, que han plasmado en sus obras, "el oficio más antiguo del mundo", utilizando como musas, a muchas prostitutas.

Vease el caso de Manet, que retrató La Olympia o Van Gogh que se inspiró con Agostina Senatori. Otro de los grandes que frecuentó esta temática, fue Toulouse Lautrec, asiduo ademas a los burdeles de París de la época y que plasmó varios lienzos que estan grabados en la mente de cualquiera.

Podemos nombrar tambien a pintores como Munch, Courbet o Picasso, que encontraron modelos en estas mujeres de vida supuestamente alegre, como se les definía a las que racticaban esta profesión.

Anuncios
Anuncios

Ahora, en el Museo de Orsay, y hasta el 17 de enero de 2016, se puede disfrutar de toda una exposición dedicada a la prostitución dentro del Arte decimonónico, "Esplendores y miserias.Imágenes de la prostitución. 1850 - 1910".

Se considera, que el nombre de "oficio más antiguo del mundo", se debe a Rudyard Kipling.

Para que esta exposición haya podido llevarse a cabo, la comisaria del Museo Orsay de París, Isolde Pludermacher, ha dedicado nada menos que tres años a recopilar este tipo de obras tan concretas, queriendo dejar constancia de los mejores.

En aquel entonces, en los tiemos del Segundo Imperio y la Belle Epoque, París, se consideraba la capital europea del sexo a cambio de dinero, y fue lo que los artistas de la época, quisieron dejar latente en sus obras.

Por otro lado, era todo un fenómeno, que se extendía como la espuma, aflorando asi, bistros y bulevares y ya no tanto "esquineras".

Unas 7.000 personas, estuvieron presentes el día de la inauguración de la muestra, logrando asi, batir el record de museo y su historia.

Anuncios

Se debe añadir, que la afluencia sigue siendo masiva, agolpándosen las gentes en todas sus salas, pero sobre todo, las que más atraen la atención del público, son dos salas, reservadas para mayores de 18 años y donde se encuentra una serie de fotografías, mostrando aquello que ocurría, en el interior de esas casas, llamadas de "tolerancia".

Esto ha servido, para que muchos, hayan acusado al museo, de utilizar el sexo como reclamo, cosa, que tan solo lopuede decir, alguien que no entienda de arte y conozca de la existencia de este género.

Si el otoño pasado, triunfó, la exposición dedicada al Marqués de Sade, con la propia desnudez del hombre, esta nueva muestra, promete mucho más.

Recuerden.

Hasta el 17 de enero de 2016, en el Museo Orsay de París, exposición de obras dedicadas a la prostitución de la época dorada de la ciudad francesa.

Haz clic para leer más