Durante el puente del Pilar, las calles del casco antiguo de Alcalá de Henares se llenan, como ya es tradición, de olores, colores y sabores, que tratan de evocar la época de mayor esplendor de la ciudad, el Siglo de Oro, en la que vivió su residente más ilustre.

El programa no puede ser más completo. A las actividades desarrolladas en las áreas de la Huerta del Obispo y el Pico del Obispo, se une la enorme extensión de puestos a lo largo de las estrechas calles porticadas y plazoletas, llenándolas de un bullicio que se torna agobiante a determinadas horas del día, cuando alcalaínos y foráneos abarrotan el mercado para curiosear la oferta de artículos, vistosos a pesar de mantener muy escaso rigor histórico.

Predominan los complementos de todo tipo, los aromas y jabones artesanales, las hierbas y especias y, por supuesto, la gastronomía, tanto para llevársela a casa como para degustar in situ; desde enormes parrilladas de carne y embutido, hasta los exóticos tés y dulces árabes, pasando por un amplio surtido de quesos, panes y repostería artesanal.

Sin embargo, tal vez las actividades que presentan un mayor atractivo son las que se pueden disfrutar en la Huerta y el Pico del Obispo, también muy variadas. Conciertos, guiñol infantil, caravanas de burros y camellos, pasacalles y demostraciones de cetrería hacen que la animación y la afluencia de la zona sea continua. También es posible encontrarse, durante el paseo, con tercios de Flandes y lansquenetes haciendo instrucción, o incluso con los protagonistas de estas jornadas, Don Quijote y Sancho Panza.

Pero tal vez la actividad más espectacular de todas sea el torneo medieval a caballo, una representación dramatizada que evoca los sueños de don Quijote al leer novelas de caballería, en la que cuatro caballeros andantes demuestran su habilidad en diversas pruebas a caballo, y también en el combate cuerpo a cuerpo, entre los aplausos de un público entregado a la vistosidad del espectáculo.

Por todo ello, el Mercado Cervantino de Alcalá de Henares se consolida como una de las grandes alternativas de ocio para este puente, superando las ya de por sí buenas cifras de ediciones anteriores. Su éxito reside, en palabras de su director, Manuel Iglesias, en “que todos los públicos se divierten, desde los niños hasta los más mayores, y que todas las edades encuentran algo atractivo”.

Desde luego, por la variedad de la programación ofertada, cumplir este objetivo está prácticamente asegurado.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!