Los conocimientos culturales están subestimados por la sociedad y rechazados por los políticos. Por lo tanto, el estudio superior de disciplinas como la Historia del Arte, la Historia o la Antropología intenta ser disuadido. Pero aquellos que le han echado agallas al asunto, han desoído a la mayoría y han seguido sus sueños, se encuentran con una carrera y sin salidas profesionales claras.

Lejos de aceptar la falta de oportunidades en un país donde la cultura es menospreciada en aras de la compraventa, ciertos jóvenes han plantado cara.

Es el caso de un nuevo proyecto de la Universidad Complutense de Madrid junto al CSEG que busca facilitar las relaciones entre la universidad y los empleadores. La Cultora busca ser una plataforma puente entre Iberoamérica y España, así como entre profesionales y estudiantes que no acepten el “el Día está lleno de cajeros historiadores”. Para tener más información he entrevistado a Mónica Mediavilla, una de las responsables de dar vida a dicho proyecto.

¿Por qué nace este proyecto en 2014? ¿Qué diferencia ha habido este año con los predecesores que permitan o impulsen a dar el Gran Paso?

El contexto en el que se pretende desarrollar el proyecto es similar al que podíamos encontrarnos un par de años antes, la diferencia radica principalmente en contar con los conocimientos, respaldo y recursos suficientes como para dar ese Gran Paso. Se trata, por supuesto, de una decisión nada fácil y que requiere de una gran dedicación y energía.

¡No te pierdas las últimas noticias!
Haz clic en el tema que más te interese y te mantendremos al corriente con aquellas noticias que no debes perderte.
Arte

Es por ello que haber comenzado en 2013 el máster de gestión cultural, permitiéndome adquirir conocimientos y ahondar en otros pero, sobre todo, haber recibido el apoyo de la incubadora de proyectos de éste máster, La Cultora, ha sido lo que ha marcado la diferencia.

Hay ciertas partes en las que hablas de hacer pruebas de mercado e incluso coqueteas con la opción de crear empresas. ¿Sólo trabajas con proyectos que tengan una retribución económica?

Para nada.

De hecho, la realidad es que he colaborado/trabajado de forma voluntaria en proyectos que me interesan e ilusionan especialmente, pudiendo aportar mi granito de arena. Lo que sí que es cierto es que actualmente esas colaboraciones se limitan a asociaciones y pequeñas entidades que valoran y necesitan mi aportación. Trabajar gratis para ferias de arte que lo único que hacen es aprovecharse de ti y no valoran tu esfuerzo y capacidades es algo que, desde luego, forma parte del pasado.

Pero que muchos de los estudiantes de Historia del Arte, Bellas Artes y ramas afines hemos vivido.

Es muy gratificante poder formar parte de proyectos interesantes que puedan hacerte crecer personal y profesionalmente, pero no debemos olvidar que nos hemos formado académica y profesionalmente y que debemos exigir una retribución por ello. Debemos hacer que se valore nuestro esfuerzo, tiempo y nuestra profesión.

¿Buscáis o entendéis el arte y la cultura como hobbie y pasión o como una forma de ganarse la vida? ¿Y vivir del arte?

Sin lugar a dudas, y hablo tanto por mis compañeros, profesores y por mí misma, el arte y la cultura es ante todo una pasión. Para algunos, afortunadamente, esa pasión logra convertirse también en una forma de ganarse la vida.

Es viable vivir del arte, pero no sólo de él. Diría que, al menos, un 70% de los que nos dedicamos al mundo del arte y la cultura, no lo hacemos de forma exclusiva. La mayoría tenemos un “primer” trabajo que es el que nos permite dedicarnos a la labor que verdaderamente nos llena y nos emociona.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más