No hace falta presentación para un actor que ha dedicado gran parte de su vida al séptimo arte. A sus 78 años le avalan 2 Oscars y 7 candidaturas, convirtiéndose en uno de los actores que más premios ha obtenido y considerado un mito del Cine. A pesar de empezar como actor a los 30 años de edad con El Graduado, sus grandes dotes interpretativas han hecho encandilar a varias generaciones en extraordinarios papeles que cumplen casi 4 décadas, como es el caso de Kramer vs Kramer, película que ha dejado huella para la historia de la filmografía y que le hizo ganar su primer Oscar. Se podrían citar más de 70 cintas en las que Hoffman da vida a perfiles variopintos lejos de lo histriónico, siempre impecable.

Acaba de estrenarse su último trabajo, El Coro, en el que Hoffman actúa junto con celebridades como Kathy Bates o Josh Lucas. Encarna un maestro estricto y exigente en el coro de una escuela. Otro compañero de reparto con papel protagonista cuenta con tan sólo 11 años, Garrett Wareing, un huérfano preadolescente y rebelde con problemas de integración. Se cruza en su camino con el maestro de música con quien mantiene una difícil relación a lo largo del filme, en la búsqueda siempre de la perfección. La música de la cinta engrandece la puesta en escena y convierte la película en recomendable para el espectador más exigente.

A pesar de ser el papel protagonista, Hoffman se queja del poco tiempo de ensayo que la industria del cine proporciona para que los actores preparen su historia y se empapen de ella.

Vídeos destacados del día

Considera que en sus comienzos se creaban los personajes con mimo y tiempo para repetir y perfeccionar. Actualmente las cintas se hacen en tiempo récord y peor calidad interpretativa.

Le avalan casi 50 años dando vida a sus personajes, un hecho que él mismo reconoce a su favor para que los papeles protagonistas caigan en sus manos cada vez que aparece su nombre en cartelera. Destacan de Dustin dos cualidades imprescindibles para tener los pies en la tierra: es agradecido y modesto a pesar de su productiva trayectoria y de muchos años trabajando para la industria cinematográfIca.

Dustin Hoffman todavía tiene sueños por cumplir. Desearía trabajar a las órdenes de Woody Allen y no oculta el hecho de querer recibir más ofertas como realizador, tema por el que alza la voz cada vez que tiene la oportunidad en cualquiera de sus innumerables entrevistas con los medios en cualquier parte del planeta.