El estreno del Episodio VII de Star wars: The Force Awakens está despertando a esa marea de fans que esperan con ansias el retorno de la saga de ciencia-ficción más importante y popular de la historia del cine. El marketing crece y se multiplica cuánto más se acerca el mes de diciembre. Figuritas, juguetes, disfraces, sellos postales, hasta drones caracterizados como las naves espaciales más increíbles de la saga, se ponen a la venta de cara al futuro estreno.

La enorme pasión que provoca el universo creado por George Lucas entre sus millones y millones de fans ha llegado incluso al mundo de las subastas. Un total de 96.000 dólares es la mareante cifra que desembolsó un fan de la saga por el bikini futurista que lució la Princesa Leia en las primeras escenas del Episodio VII: El Retorno del Jedi.

El traje se subastó junto a más de 50 objetos originales utilizados a lo largo del rodaje de los tres primeros episodios de Star Wars.

El atuendo consiste en una especie de dos piezas, parte de metal y parte de tela, con el que pudimos ver a Carrie Fischer en 1985, al comienzo del Episodio VI, cuando Luke Skywalker acudió al rescate de la Princesa Leia y Han Solo, ambos prisioneros de Jabba el Hutt.

Aunque el disfraz original fue de los objetos por los que más se pagó en esta subasta celebrada el pasado 1 de octubre, no resultó ser el más caro. Otro fan pagó un total de 450.000 dólares por una detallada reconstrucción a escala de una de las naves que aparecieron en el Episodio IV: Una nueva Esperanza. El precio final pagado por la figura dobló el inicialmente estimado al comienzo de la subasta.

Esta nave espacial mide un total de 16 pulgadas de largo y pertenecía a Grant McCune, uno de los responsables de los efectos especiales de la trilogía inicial, y ganador de un Oscar.

Vídeos destacados del día

La figurita se convirtió en el objeto más valioso de la subasta.

La subasta no se limitó a exponer a la venta solamente objetos del universo Star Wars. También se podían adquirir objetos originales de otras destacadas películas y fenómenos de ciencia-ficción como Superman ó Indiana Jones. Por ejemplo, el disfraz de Superman utilizado en las clásicas películas sobre el hombre de acero de 1953 y 1954, fue subastado finalmente por un total de 216.000 dólares, o el látigo característico que acompañaba a Harrison Ford en todas y cada una de las películas del valiente historiador caza-tesoros, se vendió por 204.000 dólares.

El próximo 18 de diciembre de 2015 el fenómeno Star Wars regresa a las salas de cine de todo el mundo con el Episodio VII, dirigido por J. J. Abrams. Esta nueva cinta continuará la historia unos años más tarde de dónde la dejaron Leia y Luke Skywalker, tras descubrir que ambos protagonistas eran hermanos, después de la muerte de su padre, Darth Vader. Mark Hamill, Harrison Ford y Carrie Fischer retoman así sus papeles dentro de la saga 30 años después.