Hoy en día parece que un actor tiene que protagonizar una película biográfica, y pegar una transformación física, para que en Hollywood le reconozcan su trabajo. El año pasado,Steve Carrell hizo lo propio para Foxcatcher, aunque en esa ocasión no consiguió alzarse con la estatuilla. Varios años atrás tenemos los casos deMatthew McConaughey y Jared Leto, que consiguieron los Oscars en sus respectivas categorías por Dallas Buyer Club.

En esta ocasión, tenemos a Johnny Depp protagonizando un thriller basado en hechos reales sobre uno de los mafiosos más buscados de la historia de los Estados Unidos.

Y es que la trama se centra en sus orígenes y su ascenso hasta convertirse en el gángster más importante de Boston, gracias a la ayuda del FBI en gran parte. El actor deKentucky cambia totalmente de registro y se aleja deltipo de personaje en el que estaba encasillado, el cual sobresalía más por el ridículo y las risas que generaba que por la calidad.

La historia ya se había llevado varias veces al cine con anterioridad. Uno de los directores que se inspiraron en este relato fueMartin Scorsese para hacer Infiltrados, portagonizada por Leonardo Dicaprio.

El reparto lo completanBenedict Cumberbatch poniéndose en la piel de su hermano y uno de los políticos más poderosos deMassachusetts, Dakota Johnsonhaciendo de su mujer y, finalmente,Kevin Bacon yJoel Edgerton, ambos agentes del FBI.

La película se narra a través de los interrogatorios que sufren los colaboradores de Whitey, el gángster que puso en jaque al FBI. Por lo tanto, es un continuo flasback a través de su vida privada y actuaciones criminales en la ciudad de Boston durante veinte años más o menos. Aquí es donde entrará en juegoJohn Connolly (Joel Edgerton), elagente del FBI, y amigo personal de Whitey, que le permitió actuar a su antojo a cambio de que le ayudara a desmantelar a la mafia italiana que estaba presente en esos días.

El guión está construido de una forma que abarcaprácticamente todos los hechos ocurridos entre los años 70 y 90, y eso hace que no haya la profundidad necesaria para que las subtramas queden totalmente definidas. Obviando al dúo protagonista, el resto de los personajes sufren de una falta de minutos considerable, dado que la mayoría de ellos juegan en la teoría un papel crucial para sus futuros pero que en la práctica apenas se puede notar.

Así, por ejemplo, tanto la mujer de Whitey (Dakota Johnson) como su hermano (Benedict Cumberbatch) quedan relegados a un papel casi testimonial y que no hace justicia a su importancia dentro de la historia.

Obviando estos defectos, las virtudes de la película radican en la construcción de la historia haciéndola lo más dinámica posible a la hora de contarnos todos los negocios oscuros donde estaba involucrado. A su vez, la tensión que se vive en el ambiente durante las dos horas, debido a la violencia presente en la película, hace que se puedan perdonar todos los pequeños fallos que hay. Mención especial a la ambientación de los años 70 yala BSOque es sobresaliente.

Blackmass no es una obra maestra ni mucho menos, y puede decepcionar a todos aquellos que vayancon las expectativas muy altas, pero aún así es una película que puede mirar a los ojos al resto de producciones del mismo género (mafias), suponiendo que esun campo lleno de auténticas obras de arte.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!