El pasado 24 nos despedíamos de Carlos Bousoño, poeta y crítico nacido en Asturias, y más tarde trasladado a la capital española, donde viviótoda su vida. Una vida dedicada al estudio, que empezó con los dos primeros años de Filosofía y Letras en Oviedo y los dos últimos en la Universidad Central, hoy la Complutense de Madrid. Sus primeros estudios le valieron un premio extraordinario, señal que indicaba que de Bousoño se esperaba algo brillante. Y es que a Bousoño siempre le interesó la crítica como teoría, el campo novedoso de la estilística y fue gran admirador de Dámaso Alonso.

En 1949, se doctoraba, también en la Complutense, con una tesis sobre el escritor Vicente Aleixandre, de la generación del 27 y del cual no se había escrito todavía ninguna tesis en España.

Su tesis, La poesía de Vicente Aleixandre,fue publicada en 1950 con gran éxito en España y aún hoy se sigue considerando uno de los mejores y más detallados estudios sobre la obra de Aleixandre, Premio Nobel de Literatura en 1977.

Ya para los años 60 y 70, la obra poéticade Bousoño se convierte en una de las más notables de España, adoptando un carácter cambiante y creciendo hacia un nuevo simbolismo, en el que se usa el ensayismo como metáfora. Es en este momento cuando aparecen dos de sus Libros más aclamados por los críticos del sector, los cuales también fueron premiados. Las monedas contra la losa, de 1973 y Oda en la ceniza, de 1967, ambos premios de la Crítica.

Bousoño también fue un grande de la obra teórica, en la cual se interesó desde muy temprana edad, cuando empezó a investigar los fenómenos poéticos.

Entre ellos, la clásica metáfora, hasta las difíciles y superrealistas como la aleixandrina. En el campo de la investigación literaria, trabajó en profundidad el fenómeno poética y la poesía simbolista, mostrando especial interés en la lírica superrealista del célebre escritor ya citado, Vicente Aleixandre.

Teoría de la expresión poética, del 1952, una obra teórica fundamental sobre la lengua española en los años 50 y 60, Bousoño desentraña los misterios del fenómeno poético, así como el surgimiento del propio lenguaje poético de la deslexicalización del lenguaje cotidiano y, por ejemplo, en qué se diferencia éste del chiste.

A Carlos Bousoño, el veterano académico de la Real Academia Española, adentrado desde algunos años en las penumbras de la memoria, le decimos hoy adiós, para recibir a la leyenda que él mismo ha logrado gracias a su dedicación en el campo de la poesíay la crítica.

Sigue la página Televisión
Seguir
Sigue la página Libros
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!