Llega el 12 de octubre y con ello el día de la Hispanidad. Muchos políticos se engalanan con sus mejores ropajes para ensalzar un patriotismo a veces de "postureo de pulserita y jersey". Otros no pierden la ocasión de hacer el ridículo y critican el día amparándose en el denostado argumento del genocidio, otros hacen el ridículo a un nivel superior como Willy Toledo. Otros simplemente no necesitamos este día para sentirnos verdaderos españoles. Y es que el abuso de la historia y de fechas concretas hace que se creen mitos y leyendas. Todos creen que esta es una fiesta franquista y de ahí su odio a este día y resulta que aunque por ley se estableció la fiesta en 1958 ya en 1935, época republicana, ya se celebró.

¿Qué significa esto? Que el argumento de que es una fiesta franquista se derrumba.

Hablemos de historia y de lo que de verdad nos importa y analicemos la primera travesía de Colón por el Atlántico hacia el Nuevo Mundo que es una aventura apasionante y digna de conocer.

Tras resolver todos los problemas de personal, infraestructuras y económicos el 3 de agosto de 1492 las tres embarcaciones parten del puerto de Palos con rumbo a Canarias donde darían los últimos retoques a la puesta a punto de las naves y se aprovisionarían de agua y víveres. El 6 de septiembre empieza la expedición al Nuevo Mundo poniendo rumbo al paralelo 28. Se decidió ir por ahí puesto que era necesario para cumplir el tratado hispano-luso que se denomina tratado de Alcaçovas – Toledo y porque también se creía que era el paralelo del paraíso.

La siguiente fecha a destacar será el 16 de septiembre cuando la expedición entra en el Mar de Sargazos y a los pocos días pierden los vientos alisios. Las naves se quedarán inmóviles en esa tranquilidad tropical. Así pues el descontento entre los tripulantes aumentó y se produjo un conato de motín en la Santa María.

Era algo que Colón temía desde el día que partió y por eso ya en la distancia recorrida llevaba dos cuentas. Una para él mismo que era la real y la que reflejaba las leguas recorridas a lo largo del día y otra contabilidad que le decía a la tripulación. La contabilidad que le decía a la tripulación estaba manipulada ya que Colón le restaba unas leguas para prevenir un posible conato de motín por si se alargaba el recorrido más de lo que se esperaba, como así sucedió.

El 12 de octubre Rodrigo de Triana desde la Pinta vio por primera vez una isla del archipiélago de las Bahamas, a la que los españoles denominaron El Salvador. Parece que los indígenas la conocían por Guanahaní pero Colón la bautizó con el nombre de San Salvador. Isla que fue tomada por Cristóbal Colón en nombre de Isabel y Fernando.

Como ven es un relato apasionante. La historia es así, está llena de momentos bonitos y épicos y que merecen ser recordados sin la manipulación mediática de la política.

Sigue la página Historias
Seguir
Sigue la página Arte
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!