Una de las mejores sagas del Cine de acción tendrá quinta parte. Esegran personaje creado por Robert Ludlum, el agente de la CIA Jason Bourne, al que el escritor dio vida en tres novelas, y que ya cuenta con otras siete firmadas por Eric Van Lustbader, verá la luz en los cines de la mano, de nuevo, del director Paul Greengrass, después haberse hecho cargo de El mito de Bourne y El ultimátum de Bourne.

Matt Damon volverá a meterse en la piel del agente y a él lo acompañarán Tommy Lee Jones, Alicia Vikander, cada día más solicitada en Hollywood, y el actor francés Vicent Cassel en el papel del villano.

Cassel es una de las presencias más carismáticas del cine mundial y desde que se ha conocido la noticia los aplausos verbales hacia su fichaje, expresados por los fans del actor, y de la saga en sí, en las redes sociales, no han dejado de sucederse.

La idea es magnífica, su inclusión en el reparto es brillante, le dará a Bourne un toque fascinante que le vendrá muy bien a las películas de la serie, si es que necesitara un empujoncito para seguir creciendo como thriller, pero no deja de llamar la atención la cantidad de papeles de villanos que el cine norteamericano le da a actores que no son norteamericanos.

Si hacemos un pequeño recorrido por los malvados mejor recibidos por el público, caemos en la cuenta de que Europa aporta una gran cantidad, además de una estupenda calidad: el británico Christian Bale fue el American Phycho de la novela de Bret Easton Ellis, el austríaco Christoph Waltz se hizo célebre, y ganó su primer Oscar, gracias a Malditos Bastardos,el danés Mads Mikkelsen obtuvo solo notas positivas al enfrentarse a Daniel Craig como James Bond en Casino Royale, el irlandés Cillian Murphy se convirtió en El Espantapájaros en Batman Begins, y el español Javier Bardem ganó otro Oscar con su Anton Chigurh de No es país para viejos.

Sí, son unos cuantos y la verdad es que aunque sus trabajos sean impecables, también sería un placer poder citar actores de nuestro continente famosos por personajes "de buenos" interpretados en la cinematografía más admirada del mundo, caso del escocés Sean Connery, que además de ser el 007 más famoso de todos los tiempos consiguió el Oscar por su inolvidable Jim Malone en Los intocables de Eliot Ness, uno de los personajes más bonitos y positivos que recuerda el celuloide.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!