A sus 79 años de edad, Francesc Ibáñez continúa con su ritmo de tres álbumes anuales de Mortadelo y Filemón. Recordando todavía el último, “El tesorero”, donde se enfrentaban a un sosías de Luis Bárcenas,ahora se presentarán a las Elecciones en su nueva aventura titulada así.

El Partido Popular, aquí sigue llamándose “Partido Papilar” y su líder sigue siendo Mamerto Rojoy, pero Mortadelo y Filemón se presentarán contra él, con una parodia del PSOE que llevará los nombres de los dos agentes. Por otro lado, también se presentan el Super y el profesor Bacterio con sus propios partidos, a cada cual de nombre más surrealista.

El partido de ellos dos se llama Partido Mortadelista Filemonero Español (PMFE). El del Super, PEPERO (Pueblo al Poder Rompiendo Osamentas). Y el de Bacterio, el de siglas más hilarantes, el CULO (Científicos Unidos Liberando el Orbe). Todos los trabajadores de la TIA se unirán a los partidos o irán por su cuenta.

Hace mucho tiempo que Ibáñez decidió satirizar temas de actualidad en su cómic, a veces de tan rabiosa actualidad que al releer algunos de ellos ya no te acordabas de tal tema o piensas que te acuerdas de él, ya que en su momento llenó miles de páginas en los diarios.

Un ejemplo fue “Las vacas chaladas”, donde trataba el tema de las “vacas locas”, que asustó a la población europea en su momento como el año pasado con el virus del Ebola.

O “Impeachment”, donde se parodiaba el caso Lewinsky (ya saben, la relación adúltera de Bill Cinton con la becaria Monica Lewinsky cuando era Presidente de los EE.UU.), con el Super acusado por Ofelia de acoso sexual, pero no por su culpa, sino por la infinita torpeza de los dos agentes, que siempre hacían caer al Super encima de Ofelia (literalmente).

Todo lo quería aprovechar un maligno personaje para derrocar al Super y ocupar su puesto.

Mortadelo y Filemón llevan más de medio siglo con nosotros, y dentro de poco “cumplirán” 60 años. Al principio no parodiaban tanto la actualidad, cuando pasaron a ser aventuras largas de 44 páginas, por la censura franquista.

Incluso parecía que vivían en un país distinto a España, y los policías llevaban cascos parecidos a los “bobbies” ingleses. Y el primer álbum de ellos que parodió las Olimpiadas, en 1972, se desarrollaba en un país llamado Gatolandia.

Siempre han rendido mejor en el cómic, con el estilo de humor inteligente y surrealista de su autor. A finales de la década de 1960 fueron adaptados a la animación, en unos discretos cortometrajes, de los Estudios Vara, inspirándose en cuando aún eran “Mortadelo y Filemón, Agencia de Información”, ya que no entraron en la TIA hasta su aventura “El sulfato atómico” de 1969. En 2003 fueron personajes de carne y hueso en la aceptable “La gran aventura de Mortadelo y Filemón”, con Benito Pocino y Pepe Viyuela (“Olmos y Robles”).

Tuvo una secuela lamentable y una nueva película de animación más conseguida.

Hubo un tiempo en que Ibáñezno los dibujó por que los derechos de autor los tenía la desaparecida Editorial Bruguera, que abandonó harto de los malos tratos a sus autores. Varios álbumes tuvieron dibujantes y guionistas diferentes, pero sin la chispa del autor original. Ibáñez consiguió recuperarlos y volverlos a dibujar, lo que agradecieron los fans de Mortadelo y Filemón. Hoy en día, esos álbumes apócrifos están retirados del mercado.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!