Hay actrices que, sin que caigamos en ello de manera específica, forman parte de nuestra vida. Hemos crecido, madurado y vivido con sus películas y su rostro nos es tan familiar que hasta de reojo identificamos su persona y nos sabemos su nombre y a qué película pertenece la foto con la que nos encontremos.

Una de ellas es Carmen Maura, diva del celuloide, en el sentido bonito de la palabra, el de personalidad destacada dentro de la profesión a la que pertenece,no el de mujer altiva con continuas exigencias hacia los que la rodean sin que a su vez, y a su parecer, deba nada a aquellos que la admiran.

No, Carmen es, siempre lo fue, el dulce espejo en el mirarse para aprender. Y ese espejo cumple 70 maravillosos años.

Fue la primera musa de Pedro Almodóvar en la ópera prima del manchego, esa fascinante y durísima muestra del lado oscuro del alma femenina titulada Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón.Luego en la demoledora ¿Qué he hecho yo para merecer esto!! o la desternillante Mujeres al borde de un ataque de nervios, clásico entre los clásicos, a la atura de Amanece que no es poco. Durante una década fueron un tándem inolvidable que ha escrito páginas de oro en nuestro Cine, la última de las cuales se tituló Volver, hace ya casi diez años.

La gran Maura también ha sido fundamental para Álex de la Iglesia.

Sin ella, La Comunidad habría sido una película distinta. Contaba con actores de primera fila, todos ellos icónicos de un film que, de encontrarnos en Estados Unidos, ya habría conocido algún remake. Pero Carmen le daba a su Julia una presencia y una rotundidad gracias a la cual no podemos ya imaginar en ese papel a otra intérprete.

Con Carlos Saura rodó otra película insuperable, ¡Ay, Carmela! Cómicos en la Guerra Civil. El guión de Rafael Azcona sobre la obra de José Sanchís Sinisterra era soberbio y no pudo sino dar como resultado una obra maestra. Dura y tierna, en ella Maura compone uno de los personajes más espectaculares de su espléndida carrera, admirada incluso en Francia, país con el que comparte producciones que apenas llegan al nuestro y si lo hacen es con más pena que gloria.

Su último gran éxito fue Las brujas de Zugarramurdi, penúltimo trabajo de De la Iglesia, una locura que recaudó millones y que divirtió a otros tantos espectadores, sobre todo su primera parte, acerca de la que no hubo nunca ni media discusión. La segunda, la de las brujas, casualmente la que a Maura concernía, fue menos valorada, pero Carmen se apuntó otro tanto con su trabajo: aumentar la lista de películas de su filmografía que obtienen merecidamente la consideración de Cine español muy recomendable.

Sigue la página Televisión
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!