Bárcenas, la película, Bárcenas la obra de teatro, Bárcenas el día a día de una sala de los juzgados. En cualquiera de los casos la realidad ha superado a la ficción. El film del novel director David Ilundain ha llegado a las salas de proyección con bastante dificultad, solo en 16salasen todo el estado(existe censura veladapor parte del PP según fuentes del equipo de la película).

El proyecto que se ha gestado a toda velocidad y gracias al apoyo común a través de una campaña de crowdfunding, surgió después que el director fuera a ver la obra teatral en los Teatros del Barrio, lugar donde se creó la obra bajo la dirección del actor Alberto San Juan yel texto de Juan Cavestany, que está sacado a su vez, de los diálogos de la declaración jurada del propio Bárcenas.

Un rodaje de mínimos para buscar máximos en todos los sentidos. No vamos a entrar en imágenes abiertas, y movimientos de cámara, no viene al caso. La película está hecha bajo otra intención. Mantener la memoria con este film sobre un hecho real que en estos momentos transcurre en nuestro país, y que es de interés general conocerlo.

Es muy interesante la apuesta, o más bien el experimento, que ya lo fue en la sala de teatro. Estamos dentro de un espacio escénico de mínimos donde los actores están sentados y donde conocemos el final. Es evidente que no es la mejor forma para comenzar un proyecto de película, pero, el film nace desde otro punto de vista, más bien es una necesidad social.

Desde el artesiempre se han hecho muchos,quizás los mejores esfuerzos de enseñanza no solo artístico,aunque lo que vemos esun tour de force interpretativo ante la cercanía de la cámara.

Todos los personajes que entran en esa sala, mínima, arrinconados… podríamos pensar en una metáfora natural de la justicia, casi olvidada dentro del juzgado, donde Bárcenas (Pedro Casablanc) mira cara a cara al juez Ruz (Manuel Solo), o a la acusación, exponen un estado vitalde nuestro país.

El texto tan contundente, deja sorprendido al espectador anclado a la silla.

Sí, es una realidad durísima que desvela desde lo real (hablamos de Cine del real), lo inverosímil. Las palabras que salen de Pedro Casablanc son ciertas; nuestro gobierno, el PP en pleno, podría estar en la cárcel. Así es el sistema, un completo disparate, un equipo de gobierno "untado" con sobres repletos de dinero que pasan de unas manos a otras.

Pero, ¿esto es cine? Griffith ya dispuso la utilidad del primer plano, o del primerísimo plano como uno de los principales fundamentos de la nueva herramienta, la capacidad de comunicar expresiones. Muchos films se han llevado en espacios pequeños, y la sala de los juzgados se ha convertido en un teatro improvisado, donde muchos films han tenido en este lugar su ring, su campo de suspense, en este caso el suspense ya estaba solventado.

Pero, con B volvemos a una de las principales funciones del Cine, la del registro, exposición y difiusiónde hechos. Esto se tenía que filmar. David Ilundain, lo sabe, y también cómo se entra en la imagen de una sala del juzgado, por las pantallas de los vídeos de seguridad, otro acierto de este experimento necesario.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!