Suele darse por hecho, como tantas cosas que aparentan ser de una forma y luego se manifiestan como la contraria, que Tom Cruise y número 1 de taquilla vienen en el mismo saco de la película que el actor estrene. Pero no hay ninguna regla escrita que lo corrobore, y los hechos no siempre dan la razón a los que puedan pensar que una estrella de Hollywood, ruede lo que ruede, va a acabar triunfando en las salas.

Anuncios
Anuncios

Sin ir más lejos, Al filo del mañana, lo último que el protagonista de Eyes Wide Shut le ofreció al mundo hace exactamente un año, pasó casi desapercibido frente al huracán que supuso para las pantallas la Maléfica de Disney con Angelina Jolie al frente del reparto.

Pero esta semana los datos vuelven a sonreír al niño bonito de la industria norteamericana y a falta de confirmar que también en España gustará hasta a quienes no han oído hablar de la saga ni la serie de Televisión que la originó, Misión: Imposible - Nación Secreta ha sido el exitazo que Cruise necesitaba para ocupar otra vez el lugar que Hollywood en el fondo siempre le tiene reservado.

Tom Cruise en 'Misión: imposible - Nación Secreta'
Tom Cruise en 'Misión: imposible - Nación Secreta'

No es fácil llegar a la cúspide y mucho menos permanecer en ella, pero Tom consiguió lo primero con apenas 21 años, cuando Risky Business lo lanzó al estrellato. De lo segundo, de no abandonar su privilegiada posición, se encargarían Legend, Top Gun (Ídolos del aire), El color del dinero, Cocktail, Rain Man o Nacido el 4 de julio. Todas seguidas. Da vértigo caer en la cuenta. De las que son y de las que siguieron. Por algo lleva 35 años en un negocio al que le debe mucho pero que sin él tampoco sería el mismo. 

Después de unos años más flojos en recaudaciones pero situando su grado de exigencia personal a niveles impensables en un trabajo que adora y en el que es conocida su fama de no utilizar dobles ni en las escenas más arriesgadas, Cruise rueda la quinta parte de aquella que dio el salto a la gran pantalla gracias a Brian de Palma, en una primera entrega de Mission: Impossible que sigue siendo una auténtica obra de arte.

Anuncios

55 millones de dólares recaudados en su primer fin de semana en Estados Unidos son la prueba de que su Nación Secreta es un éxito a voces, valga la necesaria contradicción. La escena del avión con la que la cinta se ha vendido no es más que un grano de arena en la playa de genialidad que vendrá después. Cruise y su equipo han logrado un verdadero espectáculo, una obra magna del Cine de acción y espionaje que resume en su metraje la esencia de lo que el público le pide a Hollywood y de lo que esa industria no duda en darle.

El entretenimiento tiene un nombre, y Ethan Hunt, el agente al que interpreta Tom Cruise, es el elegido.

Haz clic para leer más