El próximo mes de octubre se cumplirán 523 años de la llegada de Colón a América. La invasión y conquista del que denominaron "Nuevo Mundo" reforzaron política y económicamente al continente europeo. Joyas y tesoros de reyes amerindios fueron incautados y regalados a dignatarios del Viejo Continente.

Más de 500 años después, algunos de los antiguos países colonialistas se han erigido en la actualidad como los más prominentes del planeta. Quizá por ello, no es casualidad que los museos de los estados más poderosos tengan las mejores colecciones de arte e historia. ¿La fuente de dichas colecciones?: el botín de guerra confiscado a las naciones vencidas.

Y México, con el tesoro del emperador Moctezuma, no fue una excepción. El caudal azteca se repartió a lo largo de los años en diversos lugares de Europa, como en Londres, donde se expone en el Museo Británico la Christy Collection, que posee entre otros objetos, una máscara del dios Tezcatlipoca, elaborada sobre una calavera humana y adornada con mosaicos de turquesa. Fue exhibida por el Museo Británico en 2009 en la primera exposición biográfica sobre Moctezuma celebrada en el mundo.

En España hubo un registro de toda esta riqueza en los libros castellanos de Contaduría del siglo XVI, que actualmente forman parte del Archivo General de Indias de Sevilla. En ellos figuran las cuentas de los tesoreros de la Nueva España, donde se detalla la recaudación de gran cantidad de joyas provenientes del imperio azteca.

En el Weltmuseum (Austria), se encuentra el “Penacho de Moctezuma”, valorado en 50.000.000 dólares, y considerado el objeto más costoso de su colección. Se dice que fue la corona del penúltimo emperador azteca, si bien hay historiadores que creen que más bien se trataba de uno de sus muchos tocados.

El penacho tiene una altura de 116 cm y un diámetro de 175 cm. Ha sido elaborado con plumas de 3 tipos de aves (quetzal, xiuh totol y tlauquechol), incrustaciones de oro y piedras preciosas. Según las crónicas del historiador español Fray Bernardino de Sahagún, fue regalado por Moctezuma II a Carlos I, rey de España, junto con otras 158 piezas, las cuáles fueron inventariadas y enviadas a Alemania.

La pieza fue depositada en el Museo Etnográfico de Viena en 1817.

En el Museo Nacional de Antropología de México hay una copia, pese a que desde hace años, las autoridades mexicanas y algunos organismos culturales han realizado sin éxito diversas gestiones para que sea devuelto a su país de origen. El escritor indígena Xokonoschtletl Gómora, comisionado ala ONU en pro de los Derechos Humanos para el rescate del patrimonio cultural mexicano, lleva más de treinta años luchando para que el quetzalpanecáyotl o penacho de Moctezuma sea devuelto a México.

BLASTING NEWS le ha realizado una entrevista que publicaremos próximamente y en donde desvelaremos la problemática social, cultural e histórica que rodea a este asunto.

¿Cómo es posible que un patrimonio de este calado lleve tantos años fuera de su país de origen? ¿Qué supondría para México y para Austria su devolución? ¿Habría un nuevo resurgir del indigenismo americano en general y en el mexicano en particular como asegura el activista Gómora? Todo lo que sabemos en torno a esta importante pieza histórica nos lo han contado las fuentes oficiales, las vencedoras. Pronto sabremos cuál es la cara oculta de esta historia a través del testimonio de uno de sus protagonistas.

Sigue la página Historias
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!