No se si son muchos los que se han leído el libro. Tampoco se si el director de la película suprimió partes de éste para no hacerla demasiado larga. Pero la película Ciudades de Papel que se estrena este 7 de Agosto dudo mucho que deje satisfecha a mucha gente. No es una mala película, en su haber tiene originalidad e inspiración para el espectador, pero nada más.

La historia parte de una base muy simple: barrio residencial americano donde un niño y una niña se hacen amigos pero con el paso del tiempo se van distanciando: ella es carismática, popular, guapa y pareja del príncipe azul del instituto.

Anuncios
Anuncios

Él es invisible, no es víctima de abusos, no es feo, ni tiene grandes defectos. Es un chico normal que pasa desapercibido entre la multitud, pero que está en secreto enamorado de la chica que fue amiga suya en la infancia. Hasta ahí nada nuevo

La vida de los dos transcurre según lo previsto hasta que un día hasta que nuestra protagonista Margo Roth Spiegelman, bien encarnada en una Clara Delevigne que gracias a esa belleza especial alejada de las estereotipadas tronistas que nunca tendría la jefa de un equipo de animadoras, aparece en la casa de su amigo de la infancia Quentin, interpretado por un Nat Wolf  que a mi parecer se inspiró en la versión más romántica y empalagosa del protagonista de Como Conocí a Vuestra Madre Ted Mosby. 

Volviendo a la historia Margo le propone una noche de aventuras sin hacer preguntas, y él, como un buen "pagafantas" acepta.

Al día siguiente ella desaparece y él se queda suspirando por ella y tras encontrar unas pistas se va en su búsqueda... Todo esto acompañado por unos buenos personajes secundarios que son los únicos que consiguen arrancar carcajadas durante película

Aunque a nivel de guión o de argumento no haya mucho más que contar, la historia que se nos cuenta es bastante inspiradora. Es una historia que te anima a no quedarte mirando por una ventana como transcurre la vida de los demás esperando a que llegue tu momento.

Anuncios

Te anima a salir a buscar tu lugar en el mundo y también te enseña a valorar lo que uno tiene a su alrededor. No es una película para enamorados, tampoco es una película de intrépidos. Sin duda se la recomiendo a todos aquellos que necesitan un empujón para salir y arriesgarse.

Haz clic para leer más