Dice un refrán que hasta el mejor escribano echa un borrón, y eso es lo que le ha ocurrido al actor Jesse Eisenberg en su paso por la Comic-Con, donde presentó junto al equipo de la película las primeras imágenes de Batman v Superman: Dawn of Justice, en la que interpreta al villano Lex Luthor, uno de los papeles que hicieron célebre al ya retirado Gene Hackman.

Eisenberg es uno de los intérpretes más brillantes de su generación, un profesional que con 32 años ya ha recibido una nominación al Oscar, por su brillante transformación en el inventor de Facebook, Mark Zuckerberg, en La red social, y que le ha regalado a sus fans títulos tan espléndidos como Zombieland o Ahora me ves...

Pero precisamente porque no es ningún niño, sino un adulto con demostrado buen criterio, resulta extraño haber leído estos días que su visita a la convención celebrada en San Diego ha dado que hablar al respecto de una desafortunada comparación entre lo vivido allí...

y un genocidio. 

Tal cual. Eisenberg se sintió sobrepasado por los fans, por un recibimiento a base de gritos de éxtasis que lleva décadas siendo característico de cualquier saludo por parte de los admiradores de figuras públicas relacionadas con el arte y el entretenimiento. Es decir, como si de The Beatles o de los Rolling Stones se tratara, Jesse Eisenberg fue recibido, junto a sus compañeros en el film, a la manera en que se da la bienvenida a una auténtica estrella.

Pero Jesse no se lo tomó desde ese punto de vista, sino desde otro claramente equivocado y afirmó que no se le ocurría comparación posible a tanto grito como no fuera el escenario de "algún tipo de genocidio". Y sus palabras han caído, lógicamente, de la forma negativa que era de esperar.

El chico, como mal actor no es, no ha sido criticado, además, por su falta de talento, en un saco común al que otro intérprete sí podía haber sido echado, aprovechando la ocasión, únicamente ha sido su metedura de pata la que ha sido objeto de amonestación por parte de fans que lo admiran pero no podían dejar de afearle el gesto.

Vídeos destacados del día

Y Jesse rectificó. Ha dado marcha atrás y ha asegurado que sus declaraciones vinieron de la mano de la sobrecarga emocional que experimentó en aquel momento, pero que la Comic-Con, una vez pasada, había sido maravillosa y añadió estar encantado de haber formado parte de algo así, junto a gente que demuestra tanta pasión. Esta es la declaración que le honra. #Cine #Famosos #Comics