Nietsche representa un mundo en el que una gran maquinaria cósmica toma el control de nuestras acciones y aditamientos, también de usos y costumbres. La voluntad anula las relaciones de causalidad pues en el mundo no existen las relaciones de causalidad porque nada es causa ni efecto, antes bien todo varía en grados.

De esa manera el reposo y el movimiento serían la misma cosa variando en grados, por nuestros niveles de percepción limitados y que si fueran diez veces menores o diez veces mayores podrían matarnos tenemos la tendencia a juzgar este mundo en base a la acción proponiendo teorías animadas sacadas del esfuerzo de la física por explicar la mecánica del universo en la que una cosa no puede estar en distintos sitios al mismo tiempo ni realizar a la vez movimientos contrarios.

De esta manera se entiende que frío y calor son una misma cosa que varía en grados, por ordenación de nuestra mente en la etiqueta temperatura va nuestra percepción de la realidad y la razón ordena de manera cualificativa las sensaciones mediante un proceso llamado cultural.

Sien embargo existe un mundo de la verdad y un mundo falso, no vivimos nunca en el mejor de los mundos posibles y no alcanzamos a poder conocer el mundo de la verdad que a manera de una hidra tiene múltiples ojos cada uno de ellos mirando la verdad, a una verdad y haciendo en consecuencia que la verdad no exista.

Ésto puede ser un fallo en la filosofía de Nietsche que no es platónica sino racio-vitalista y que critica la idea base o la idea madre de la que parten todas las demás y que es cierta, fuera de la caverna está el mundo real y verdadero, luego ese mundo existe.

Vídeos destacados del día

Nietsche concluye que es posible que no exista un mundo de la verdad o que de existir sería incognoscible para la percepción humana, es decir: sólo siendo sobrehumanos tendríamos acceso al mundo real y verdadero y cierto, al mundo verdad. Por lo tanto todo conocimiento es tan limitado que incluso los filósofos se mueven sólo en el terreno de la ilusión y sólo pueden hacer una representación de su propio mundo. #Cultura Bilbao