Spanish bombs, yo te quiero infinito

Yo te acuerdo, oh my corazón


Contaban las leyendas urbanas de su tiempo, que Joe Strummer miembro líder de Clash, cuando estaban peleando en los barrios londinenses por el tipo de Música que lanzaban al mismo tiempo que Pystol, tenía una novia batería de un grupo de música, también punkie, en el que sus miembros eran mujeres. La peculiaridad de la baterista es que era española, andaluza y malagueña. De modo que vinieron al sur, el hermano de la batería vivía en Granada y a ella fueron.

Aquí los estudiosos, la leyenda y todo el que quiera opinar discrepa o coincide.

Anuncios
Anuncios

¿Su interés por la guerra civil española y por Federico García Lorca, fue antes o después? Eso lo dejamos en manos de los estudiosos, y vamos a los hechos.

Los hechos fueron que le cogió cariño a Granada, que vino más de una vez y que le dedicó su canción "Spanish Bomb" ¿A Granada? ¿A Federico? ¿Donde comienza Granada y termina Federico? Todo eso para los estudiosos, de nuevo. Y el tiempo pasó. Dejamos la llamada transición española y nos acercamos a los noventa.

Según parece, no conozco el protocolo y tampoco me interesa, cuando se le quiere poner el nombre de alguien o algo a una calle-plaza, hay que seguir un protocolo. En un momento dado se aprueba que se puede dar dicho nombre y a posteriori, cuando hay un lugar que lo necesite, se tira de lista.

Por lo menos así parece que es en Granada, o fue la explicación dada públicamente. Un buen día, ya en la segunda década del siglo siguiente al de los hechos narrados.

Anuncios

El Pleno del Ayuntamiento de Granada dio nombre a una especie de plaza al final del barrio del Realejo, encima del antiguo cuartel de la Guardia Civil y justo al lado donde nació Ganivet. Y le pusieron el nombre de Joe Strummer, para "agradecer" su labor o relación con o por Granada.

Una vez puesto el nombre ya a un sitio concreto. El protocolo exige que "alguien importante" vaya a inaugurarlo. Por supuesto al Ilustrísimo Sr, Alcalde ni se le ocurrió la idea de aparecer, seguramente se había cultivado sobre quien era dicho señor, de modo que le tocó al heroico Concejal de Eventos Taurinos y Semana Santa, que es la concejalía más parecida que tiene la ciudad de la Alhambra a "Cultura".

Pues este ayuntamiento comulga con aquella famosísima frase de "escucho la palabra cultura y me entrar ganas de liarme a tiros". De modo que se armó de valor y allá se presentó vestido de pingüino (!!¡¡), dijo las palabras protocolarias y se largó como alma que lleva el punkie. En su lugar se quedó un concejal de la oposición (los que en su momento habían sugerido el nombre) y todos los demás. Todos los demás eran una fauna tremenda de punkies, de verdad, no de moda, con lo que la edad media de aquella abarrotada plaza eran los 40 y pico largos.

Anuncios

Dieron un concierto, más bien una punkie-jamm session con viejas guitarras, la mayoría eran anglos de los que viven en las cuevas y tirados donde encuentran. Calló una lluvia más propia de Bilbao que de dicha ciudad, pero allí se aguantó todo el día.

Fue un buen homenaje, la estupidez de la primera hora, nadie la recordaba. ¿Que pintaba allí "el pingüino"? Con todo el respeto que tengo a dichos animales, por dos motivos, el primer por ser defensor de la naturaleza, y el segundo por ser del Software Libre.

Anuncios

Haz clic para leer más