Los secundarios siempre le han dado vida a las películas. En España han pasado a llamarse "de reparto", pero en inglés se denominan Supporting actors, es decir, actores de soporte. No es que tengan que aguantar a nadie, como concepto, ni que nosotros debamos soportarlos, sino que ayudan a los protagonistas a llevar las acciones derivadas de la principales que les corresponden por argumento.

Generalmente son personajes muy llamativos en cualquier género y suele ser habitual que el actor que lo interpreta se lleve el cariño del público y sea recordado como un ejemplo más de lo que son capaces de conseguir las reducidas intervenciones.

"No hay personajes pequeños sino actores que no saben interpretarlos", es el dicho que justifica sus escasos pero excelentes minutos en pantalla.

Ahora o nunca, la nueva comedia española que viene dispuesta a arrasar en la taquilla, y que cuenta en su reparto con Dani Rovira y Clara Lago, actores que se han vuelto imprescindibles en lo que a la risa se refiere, también tiene a Melody Ruiz como gran descubrimiento.

Melody, aquella niña que hizo bailar a todo un país al modo de los gorilas en el año 2000, y que luego cantaba y contaba su primer viaje a Madrid con su padre en De pata negra, tiene, en 2015, una nueva familia. Artísticamente hablando, claro. En ella, su hermano es el último ganador del Goya al mejor actor revelación, y está a punto de ver cómo María Valverde se convierte en su cuñada.

Es Ahora o nunca una producción que, sin tener nada que ver con la más taquillera de nuestro Cine, va a ser considerada la prueba de fuego de Rovira para consolidarse en el mundo de la interpretación.

¡No te pierdas las últimas noticias!
Haz clic en el tema que más te interese y te mantendremos al corriente con aquellas noticias que no debes perderte.
Televisión

Y Melody puede, si los votos se lo permiten, coger el testigo del Goya en la misma categoría en la que lo obtuvo su hermano en la ficción.

Méritos no le faltan, porque su participación en la película es una de las intervenciones más simpáticas de la cinta. Uno se encariña con esa hermana tan bienintencionada, tan llena de alegría que es el alma de las fiestas, improvisadas o planeadas, tan positiva que no da nada por perdido ni permite que nadie se sienta sobrepasado por lo que ocurre.

Un personaje adorable, de esos con los que el espectador se siente cómodo cuando lo tiene en la pantalla.

Y Melody lo interpreta como si no hubiera hecho otra cosa en la vida, como si en lugar de su debut se tratara de un trabajo más, como si todos estuviéramos acostumbrados a verla delante de las cámaras en un rol de ficción. Se nos olvida rápidamente que es una principiante en el cine y la acogemos con la familiaridad con la que ella se nos presenta.

Sabe a poco su papel secundario en Ahora o nunca, pero algún día, porque tiene madera para ello, será protagonista.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más