Las cifras hablan por sí mismas: sólo tres semanas después de su estreno la nueva película producida por Steven Spielberg ha recaudado 15,7 millones de euros, de los cuales 1, 8 se han acumulado sólo durante el pasado fin de semana. Estos números colocan a “Jurassic World” a una distancia de sólo 2 millones de euros de desbancar a “50 sombras de Grey” como la cinta más taquillera del año 2015. En EEUU este triunfo es aún mayor, ya que lleva acumulados 500 millones de dólares, y ya se ha convertido en la decimotercera película más exitosa de la Historia, amenazando seriamente incluso el primer puesto que ocupa “El señor de los anillos: el retorno del rey” desde el año 2003.

Las razones de la acogida entre el público de la saga jurásica son muy variadas, pero entre ellas destaca la emoción que despertó en muchos espectadores varias escenas de la primera película, como la de las persecuciones del T-Rex o de los velociraptores u otras más subjetivas como la del Brachiosaurus poniéndose sobre dos patas para alcanzar la copa de un árbol: imágenes potentes que sin duda remontan a una época que era tan desconocida por buena parte de la gente que acudió a ver la primera película de la tetralogía que dejó una huella tan innegable que provocó una fiebre por adquirir todo tipo de merchandising y de libros sobre los grandes saurios que dominaron nuestro planeta durante el Mesozoico que se conoció bajo el nombre de dinomanía.

Aún hoy en día los dinosaurios siguen presentes en nuestra vida cotidiana, y los más pequeños disfrutan con series animadas como “Dino Tren” que se emite cada tarde en el canal Clan TV y que les ayuda a conocer de forma divertida varías de las características y comportamientos de las especies más relevantes de estos animales prehistóricos.

Vídeos destacados del día

¿El final de un sueño hecho realidad?

Aunque es cierto que en cuanto a calidad las películas de la saga, especialmente las tres primeras, parecían perder credibilidad conforme crecía la obstinación por mostrar más especies de dinosaurios haciendo las mismas cosas ya vistas en las películas anteriores causaban una cierta sensación de pesadez en el espectador, las expectativas creadas alrededor de este nuevo título parecen haber resultado colmadas y superadas con creces, porque para muchos ha supuesto ver el fruto de ese sueño inspirado por Spielberg, que era poder contemplar un dinosaurio en un parque de animales, hecho realidad en la pantalla grande.

Quizás sea ese el principal motivo que explica el éxito de “Jurassic World”, que significa el fin de una espera que comenzó en el año 1993 y que promete que volverá a repetirse, pues los nuevos descubrimientos en Paleontología de dinosaurios gigantescos y de carnívoros aún más feroces y terribles que el Spinosaurus o el T-Rex provocará, sin duda, que algún día Spielberg, o quizás algún aventurado más, decida construir una historia que nos los acerquen de nuevo en formato cinematográfico.