Desde que se dio luz verde al proyecto, y también más tarde, cuando comenzó a rodarse, el remake norteamericano de El secreto de sus ojos vivió sumergido en la polémica. Pareciera que, al igual que el ser humano está compuesto sobre todo de agua, Hollywood dé la impresión de estar sostenido por una amplia mayoría de revisitaciones de títulos, ya sean clásicos, modernos o de películas extranjeras, y todos sabemos lo que pasa cuando se toca una joya, y es que pocas veces brilla más que la original.

Es normal que el Cine americano se haya fijado en El secreto de sus ojos. Juan José Campanella, no Campenella como aparece en los créditos del trailer americano, logró con ella una de las cumbres de su carrera y del celuloide a nivel mundial. Ganó un Oscar incuestionable y llevó a Ricardo Darín a una liga de intérpretes en la que muy pocos se encuentran.

Precisamente por eso acercarse a una película tan especial supone un reto para cualquier cineasta y para todo actor que decida involucrarse en ella.

Eso sí, una vez inmerso, hay que ir a por todas, no queda otro remedio. Es el caso de Julia Roberts, protagonista indiscutible de las primeras imágenes que vemos de la cinta, una agente del FBI cuya hija es asesinada y pretende, junto a su equipo, encontrar al culpable de los hechos.

La pregunta que surge una vez visto el trailer y conociendo la película que todos admiramos es: ¿qué queda de aquella en esta?

No parece que se trate del mismo film del 2009 aunque esté incluida la escena del ascensor. Y al ser Julia Roberts una madre que pierde a su hija la historia de amor entre Benjamín e Irene no es posible. Puede que haya alguna, pero no será esa.  

Un proyecto algo desconcertante, del que tal vez se derive una nominación al Oscar para la ganadora de la estatuilla por Erin Brockovich. "Mi hija era lo que me hacía ser yo.

Nada podrá cambiar eso" se escucha decir a la actriz en el que se intuye como gran momento dramático de la película, y hay que reconocer que semejante frase es lo suficientemente conmovedora como para justificar una candidatura.

Pero no perdamos de vista a sus compañeros de reparto, una Nicole Kidman casi ausente del trailer que puede tener más presencia de la que se intuye, y un Chiwetel Ejiofor tan inmenso como acostumbra.

El 23 de octubre se estrena en Estados Unidos, una fecha muy cercana al esquema real de favoritos para la Academia y, se parezca mucho o poco al film que ya ganó el Oscar, el de Billy Ray comenzará a jugar en serio sus cartas para alcanzar cuantas más estatuillas le sea posible.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!