X-Men: Apocalypse y la tercera parte de la trilogía monográfica de Wolverine (interpretado por última vez por Hugh Jakman) son las dos últimas películas programadas por la Fox para expandir su universo cinematográfico en torno a los mutantes más famosos del universo Marvel, habiendo confirmado durante esta misma semana, como comentamos el jueves, un spin-off basado en The New Mutants, una serie de jóvenes mutantes con el cual se advierte las intenciones que pudieron tener desde un principio en la Fox a la hora de desarrollar una trilogía basada en versiones rejuvenecidas de sus personajes.

Anteayer informamos que la productora ya tiene apalabrado con Josh Boone, la dirección y el guion de un nuevo spin-off para continuar las aventuras de esta parte del universo de la casa de las ideas que no posee Marvel Studios.

De hecho, hace dos semanas hablamos de las curiosas palabras que Kevin Feige, Presidente de Marvel Studios, tuvo para Crave en lo relativo a la franquicia X-Men y a la posibilidad de que recuperen sus derechos para nuevas películas:

"La respuesta siempre sería "Sí" a traerlos de vuelta. Pero creo que tienen un plan sólido en Fox para un tiempo".

Cierto es que ha sido muy sonado el entrelazamiento del reboot de Los Cuatro Fantásticos y los X-Men en un futuro, además de la inclusión de Deadpool, la primera película de la franquicia para 2016, donde se habla del posible cameo de Hugh Jackman, pues de no hacerlo, sería la primera vez que no aparece en una película de los mutantes; en X-Men: Primera Generación tuvo unos segundos de gloria cuando Charles Xavier/Profesor X (James McAvoy) y Erik Lensherr/Magneto (Michael Fassbender) trataban le sugirieron unirse a ellos en un bar.

Vídeos destacados del día

De confirmarse, la Fox habrá conseguido su propio universo cinematográfico a partir de varias franquicias emulando a Marvel Studios, antes de que pongan fin a la fase 3 con Inhumans, a la que muchos ven como el mero recambio del que se valen al no poseer los derechos de los famosos mutantes.