No es casual que Córdoba haya convertido su Fiesta de los Patios en el evento estrella de la ciudad y en uno de sus reclamos más singulares, y es que esta manifestación cultural está profundamente arraigada a la forma de entender la vida de sus habitantes.

Primero con los romanos y después con los musulmanes, la tipología de la vivienda en Córdoba se adapta perfectamente al clima seco y caluroso de la ciudad. Por ello, las estancias se disponen en torno a un patio que ventila y refresca cada una de las habitaciones, un lugar perfecto para el encuentro con la familia, los amigos y los vecinos.

Precisamente esta característica es una de las consideraciones que más valoró la UNESCO para designar a la Fiesta de los Patios como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Así, el comité reunido en París en 2012 señaló que "la fiesta de los patios de Córdoba, evento en el que se exalta la función de los espacios sociales propicios para los contactos humanos y los intercambios culturales, confiere un sentimiento de identidad y continuidad a los vecinos de esta ciudad, que consideran esta expresión cultural parte integrante importante de su patrimonio cultural inmaterial".

Córdoba es una de las pocas ciudades del mundo que cuenta con tres distinciones por parte de la UNESCO. A la Fiesta de los Patios hay que sumarle las designaciones que obtuvieron la Mezquita y el conjunto histórico, otorgados en 1984 y 1994, respectivamente.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!