Han sido muchas las chicas Allen, asociadas con el Cine de Woody por protagonizar sus películas o colaborar en ellas en pequeños papeles: Diane Keaton, Mia Farrow o Diane Wiest en las décadas de los setenta, ochenta e incluso noventa, Scarlett Johansson, Penélope Cruz, Cate Blanchett y Emma Stone a partir del año 2000.

De hecho, con ésta última estrenó hace unos meses Magia a la luz de la luna y tiene pendiente, de cara al 24 de julio en los Estados Unidos, Irrational man, también con ella como gran reclamo. Es posible que ambos aparezcan juntos este mismo mes en el festival de Cannes, escaparate elegido para presentar la película al mundo.

Hasta que no termine la promoción del film no se pondrá con el nuevo, que previsiblemente comenzará a rodar en los meses de otoño, y que, como suele ocurrir con todos sus trabajos, aún no cuenta con un título definido. Lo que sí tiene es protagonista femenina, y no será Emma Stone.

Una vez más el genio neoyorquino cambia de musa y ahora requiere la presencia de Blake Lively, intérprete de la serie Gossip girl y actualmente en la cartelera norteamericana con The age of Adaline, una cinta romántica en la que la inmortalidad le juega a la actriz alguna que otra mala pasada.

Hace poco fue madre de James, la hija (la hija, sí) que ha tenido con su marido, el actor Ryan Reynolds, y ya está de vuelta en el trabajo, promocionando la citada película, que se estrenó el 24 de abril en Norteamérica, y preparando All I see is you, un drama que dirigirá Marc Foster, responsable entre otros éxitos del de Guerra Mundial Z.

Vídeos destacados del día

Aún no se conocen detalles de la producción que planea Woody Allen, pero sí se sabe que los actores Kristen Stewart, Jesse Eisenberg y Bruce Willis también estarán en ella. Son los primeros nombres que se conocen de un reparto que el director suele ampliar hasta convertir en una larga lista de profesionales que siempre encajan en los perfiles que dibuja en los personajes de sus alabadísimos guiones.

Ahora solo queda esperar a que el proyecto tome forma, se ruede y se estrene para comprobar hasta qué punto la elección de Lively ha sido acertada y, por qué no, si es capaz, como ha ocurrido con tantas otras antes que ella a las órdenes de Woody, de ganar el Oscar de la Academia.