Joaquín Sabina cerró por aforo completo la Plaza de Toros de Alicante ayer durante su concierto, el primero que da en la Comunidad Valenciana dentro de su gira "500 noches para una crisis". Vestido con un traje verde oscuro y con su singular sobrero, el maestro jienense hizo su aparición en el escenario pasadas las diez de la noche. Los allí presentes los recibieron entre gritos y aplausos, al mismo tiempo que cantaban "Ahora que", el tema elegido por el cantante para abrir el concierto.

Continuó con "19 días y 500 noches", el tema estrella de Sabina por excelencia, el mismo que a utilizado parcialmente para dar nombre su gira actual. Con "Barbie Superstar" cerró el principio del concierto.

Entonces llegó el momento de hablar, de las palabras. Donde el maestro de la voz rota, hizo un balance de sus últimos quince años de vida, los más oscuros pero los más reflexivos. Con los que ha demostrado que de todo se puede salir y todo se puede superar.

Al mismo tiempo de su monólogo, detrás, en la pantalla del fondo se proyectaban unos garabatos con formas de mujer en su mayoría. Todos ellos creados por el propio Sabina para dar imagen a las letras de sus canciones en los Conciertos. Pasaron los minutos, y sin previo aviso llegó Magdalena -interpretada por la corista Mara Barros-, apoyada en una farola. El concierto continuaba.

Aunque el artista interrumpió su presencia en el escenario durante dos veces, la Música no paró.

Fue su equipo, "su familia", como los llama Sabina, quienes tomaron el mando. Destacaron las intervenciones de su guitarrista y amigo Pancho Varona; o su corista, la andaluza Mara Barros. La guinda de las sorpresas fue la intervención de otra de sus coristas, Lorena Calero, quien estuvo durante algunos temas sobre el escenario.

Las canciones más conocidas se fueron sucediendo las unas a las otras: "Peces de ciudad", "Princesa", "Hombre de los vientos", "Contigo", "El rocanrol de los idiotas", "Y nos dieron las 10"...

poco a poco el concierto fue llegando a su fin sin que el público fuera consciente. Fueron más de dos horas de concierto donde los 6.000 asistentes para los que tenía capacidad el aforo cantaron y recordaron momentos pasados. Sabina demostró que pasen los años que pasen sus temas no caerán nunca en el olvido.



¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más