Hay personajes que marcan a los actores para el resto de sus carreras, de tal forma que aunque éstas sean inmejorables, aquel que hizo célebre a su intérprete queda en la memoria y acude a ella como primera opción para celebrar el acierto que le supuso.

Para Robin Wright ése fue el de Buttercup, la granjera enamorada de su mozo de caballerizas pero obligada a casarse con el príncipe heredero de su país, Florin, en La princesa prometida.

Era su segunda película, pero con ella se convertiría en una estrella del Cine de los años ochenta.

En cualquier caso, su rostro ya se había asomado a la pequeña pantalla en la legendaria serie Santa Bárbara, en la que se transformó en la conocidísima Kelly Capwell y por entonces, en la referida década en la que a la vez que comenzaba se hacía famosa, poco se imaginaba que otras más tarde volvería a romper todos los moldes televisivos cuando se metiera en la piel de Claire Underwood, la aspirante a Primera Dama de los Estados Unidos en House of Cards, la serie de Netflix sobre el hipotético y ficticio lado oscuro de la Casa Blanca.

Entre una y otra, Robin ha tenido tiempo de destacar como la espléndida actriz que es en obras que quien ha visto no puede olvidar: Forrest Gump, Mensaje en una botella, El protegido, La conspiración y, recientemente, la estupenda El hombre más buscado, donde se enfrentaba casi sin sangre en las venas al enorme Philip Seymour Hoffman, o en la muy aplaudida y no menos extraña El Congreso, una de las cintas que mejor ha retratado la obsesión de Hollywood por la juventud de sus actores.

¡No te pierdas las últimas noticias!
Haz clic en el tema que más te interese y te mantendremos al corriente con aquellas noticias que no debes perderte.
Televisión

Unida durante catorce años a Sean Penn, se divorció del director en el año 2010, pero para entonces los dos nos habían regalado joyas como El clan de los irlandeses, Hurlyburly o El juramento, y ya lejos de la sombra de su influencia siguió eligiendo magníficos proyectos: Una casa en el fin del mundo, I´m still here o la sensacional Sorry, haters, injustamente ausente de nuestras pantallas pese a que la rodó hace ya una década.

A punto de llegar a los 50, cumple 49 demostrando que se ha convertido en una reina de la pantalla y que no está dispuesta a abandonar fácilmente ese lugar. Próximamente la veremos subiendo el Everest, la película de aventuras en la que su director, Baltasar Kormákur, la ha juntado con Jake Gyllenhaal y Keira Knightley. Una ascensión que, verdaderamente, traspasa la metáfora.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más