Tiene ese aspecto de chico de al lado, tan adorable como cotidiano. Tal vez por eso su rostro sea más conocido que su nombre y su estrella se enmarque casi con exclusividad en la comedia que su amigo y director habitual, Judd Apatow, le propone. Títulos como Virgen a los 40, Lío embarazoso o Si fuera fácil, que bajo la capa de humor grueso que las adorna contienen, cada una de ellas, críticas feroces a la cultura norteamericana imperante en la que viven, a esa inmadurez que caracteriza a una generación donde los treintañeros siguen teniendo el espíritu universitario que trasladaron allí desde el instituto.

Pero Paul Rudd está a punto de dejar de ser un actor más en el universo Apatow para convertirse en un representante del de Marvel cuando en el mes de julio llegue a las pantallas de todo el mundo Ant-Man, basada en los cómics de Stan Lee, Jack Kirby y Larry Lieber, película que protagoniza junto a Evangeline Lilly y Michael Douglas y para la cual, además, ha sido uno de sus guionistas. Es, como casi todas las de la factoría Marvel, una de las más esperadas del año, y no parece que vaya a defraudar a nadie.

Ahora este actor con aspecto de niño bueno cumple 46 años y si profundizamos en su extensa carrera, nos encontraremos con una importante variedad de géneros, con que protagonizó junto a Donald Pleasence, acreditado con su nombre completo, Paul Stephen Rudd, Halloween - La maldición de Mike Myers, con que fue pareja de baile de Claire Danes en Romeo y Julieta de William Shakespeare, versión de Bazz Luhrmann, mientras Leonardo DiCaprio se va enamorando de ella sin remedio, e incluso con que interpretó al teniente Wally Worthington en Las normas de la casa de la sidra, el film que le dio a Michael Caine su segundo Oscar.

Entre los años 2002 y 2004 se metió en la piel de Mike Hannigan, en la serie Friends, donde fue, en sus dos últimas temporadas, novio y marido de la peculiar Phoebe Buffay, a la que encarnó con acertado surrealismo la actriz Lisa Kudrow. Gracias a Mike, ocurrente como ella y muchas veces contrapunto sensato a las excentricidades de Phoebe, Rudd consiguió integrarse en un reparto donde encajaba como un amigo más de los seis que conformaron el show televisivo.

Tampoco olvidemos que el actor tuvo la suerte de compartir la pantalla con uno de los más grandes en el que ha tenido que ser, forzosamente, su último trabajo. Se trata de Jack Nicholson en la comedia agridulce ¿Cómo sabes si...? que, aunque dirigida por James L. Brooks, artífice de La fuerza del cariño o Mejor... imposible, no obtuvo la recepción que se esperaba. En el verano de 2013 pudimos verlo en la desenfrenada Juerga hasta el fin, y desde entonces se ha dedicado a la televisión, hasta que vuelva a la pantalla grande arrasando dentro del traje del Hombre Hormiga, ese que hará grande, muy grande, la taquilla.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más