La localidad burgalesa de Bañuelos de Bureba vuelve a abrir las puertas de la antigua escuela del pueblo. En ella, el maestro Antoni Benaiges impartió clase hasta que estallara la Guerra Civil española y fuera asesinado el 29 de junio de 1936 por su ideología. Sea como fuere, la historia del maestro es cultura recuperada a pie de fosa.

Todo lo que nos llega ha sido rescatado de antiguos cuadernillos que el mismo editaba junto a sus alumnos y antiguas fotografías tomadas en la misma escuela.

Por ello, este sábado la alcaldía del pueblo ha organizado unas jornadas culturales en las que se expondrá todo el material encontrado y se debatirá acerca de las técnicas de enseñanza del profesor.

El maestro, siguiendo el ideario pedagógico expresado durante la II República, se convirtió en un impulsor de las técnicas del pedagogo francés Célestin Freinet y en un referente de cómo aplicarlo en el aula.

Freinet concebía la imprenta como "la base de una nueva técnica escolar", en palabras del propio Benaiges.

Mediante ella, el maestro elaboraba mensualmente unos cuadernillos narrativos que redactaba junto a sus pupilos y en los que contaba todo tipo de anécdotas, desde sucesos escolares hasta chascarrillos del pueblo.

Estos manuscritos eran enviados a todas partes del mundo, como Cuba o Inglaterra, y eran los propios alumnos receptores de éstos los que respondían del mismo modo las cartas que los alumnos de Bañuelos escribían en los cuadernos.

De este modo se creó una red de correspondencia entre cientos de colegios mundiales.

Aprendiendo del pasado

Eran obras muy elaboradas e ilustradas con dibujos hechos con esmero. Todos los alumnos escribían en sucio su historia y a continuación el maestro escogía la que más apropiada le parecía, y no necesariamente la mejor.

Su intención no era otra que motivar a todos los niños en la escritura sin excluir a ninguno.

Una vez seleccionada la obra que iría en el cuadernillo del mes correspondiente, los pupilos se disponían a grabarla con la imprenta.

En homenaje a él y a toda su labor como docente, Bañuelos de Bureba vuelve a abrir la escuela este sábado para impartir unas jornadas educativas a maestros de diversas partes de España y a algunos otros curiosos.

Tan exitosa ha sido esta convocatoria, que el alcalde ha tenido que dejar fuera a gran parte de los interesados y no descarta volver a organizar otras sesiones formativas para la gente que no podrá acudir este fin de semana por motivos de aforo.

El programa plantea talleres de expresión, texto libre, investigación del medio, correspondencia y otras muchas actividades. Además de esto, se proyectará el documental "El retratista" y se llevará a cabo un debate posterior. Esta película muestra una de las historias contadas en los cuadernillos elaborados por los alumnos y se espera que guste a todos los asistentes.

Como es de esperar, todas las actividades y charlas se realizarán dentro de la escuela que ha sido reformada y decorada para la ocasión.

De este modo, todos los asistentes podrán observar los objetos y detalles que allí se encuentran y que han sido conservados desde que el maestro impartiera clase entre aquellas paredes.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más